UN ARCA SIN PASAJEROS Y SIN NOÉ

 UN ARCA SIN PASAJEROS Y SIN NOÉ

Las organizaciones sindicales más representativas del sector público de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (CCOO, CSIF, UGT e Intersindical), a petición del personal de las Direcciones Generales de Medio Natural y Medio Ambiente y Mar Menor, han mantenido reuniones este mes de octubre de 2018 con los grupos parlamentarios de la Asamblea Regional que no han presentado la proposición de Ley de creación de la Agencia Regional de Clima y Medio Ambiente (ARCA), y que actualmente se tramita en la sede de la voluntad popular de la Región de Murcia.

En las reuniones que se han celebrado con Ciudadanos, Podemos y PSOE se han expuesto las carencias actuales y los vaivenes que la protección del Medio Ambiente sufre y ha sufridos en estas décadas, y cómo un ente llamado ARCA con funcionamiento opaco en su funcionamiento y creación, así como fuera del control público y parlamentario no está llamada a ser la salvación.

Como conclusión principal es que la proposición de Ley de creación del ARCA no dispone de apoyos parlamentarios suficientes para ser aprobada, ya que todos los grupos (Ciudadanos, Podemos y PSOE) han mostrado su rechazo ante dicha entidad diseñada para el descontrol público de la legalidad ambiental.

Desde el PSOE y Podemos se ha transmitido la intención de presentar una enmienda a la totalidad de la proposición de ley, que precisaría de la adhesión del grupo parlamentario de Ciudadanos, ya que la opinión transmitida a las organizaciones sindicales es contraria al ARCA, a dicha enmienda de cara a evitar la tramitación y deliberación de una proposición de ley claramente improductiva para el buen devenir del medio ambiente institucional de la Región de Murcia.

En caso contrario, la sociedad se encontraría una Asamblea Regional dedicando esfuerzos y tiempos, discusiones, descalificaciones, etc. a una proposición de Ley sin visos de aprobación.

Desde las Organizaciones Sindicales se solicita la asignación y dotación de recursos humanos y materiales reales y dentro de la legalidad que las actuaciones públicas en materia de Medio Ambiente necesitan y que se han visto menospreciadas y reducidas durante años, produciendo desaceleración económica y de empleo en la Región.