SEGURIDAD Y SALUD SIN RECORTES

Acostumbrados como estamos a oír que unas buenas condiciones en los centros de trabajo mejoran la productividad de las empresas, que la prevención de riesgos laborales es fundamental para que las trabajadoras y trabajadores realicen correctamente su trabajo y se eviten bajas innecesarias. Habituados como estamos a escuchar que las empresas ya no pueden ser esos espacios grises en los que uno llega, ficha, realiza su trabajo y se va, sin ninguna implicación en el mismo, resulta chocante comprobar cómo la Administración Regional murciana se empeña en consolidar unos centros de trabajo más propios de los años 50 que del siglo XXI, donde el personal funcionario realiza su trabajo en unas condiciones realmente lamentables, muy por debajo de los estándares mínimos que exigen todas las organizaciones de seguridad y salud laboral.
Una vuelta por la segunda planta de la oficina del SEF de Gran Vía nos retrotrae a lo que
estamos hablando, a los tiempos berlanguianos del “vuelva usted mañana”, en los que
los administrativos se ponían los manguitos para no mancharse y el clasismo funcionarial implicaba que tenías que llamar a tu superior de usted.
Agujeros en las paredes que el personal que trabaja en esta oficina tapa con posters de playas caribeñas y monumentos mundialmente famosos; trece luces que, en el momento de entrar a trabajar hace unos meses, todavía no se habían colocado; un cuarto de baño más propio del más cutre piso de estudiantes que de una oficina que da un servicio público –gracias a un personal muy cualificado-fundamental para muchas y muchos murcianos, con humedades evidentes, salidas de humos comunitarias por donde las cucarachas pueden moverse a sus anchas y salir a dar una vuelta por las instalaciones, sin un triste portarrollos para el papel higiénico, un lavabo desgastado por el uso y el tiempo; interruptores de la luz que se recalientan y dan la sensación de explotar en cualquier momento; enchufes sin toma de tierra o inutilizados por obsoletos; aires acondicionados con tubos mal aislados, por donde se filtran los insectos;
persianas pesadas y con correas gastadas por el tiempo… En fin, una serie de deficiencias
que, después de una visita, hacen pensar que nuestra querida administración no quiere cuidar a sus trabajadoras y trabajadores, no quiere que realicen su trabajo correctamente.
Si hemos salido de la crisis, somos la mejor Comunidad Autónoma que hay en el universo y el gobierno de Murcia es el salvador de la humanidad, como se empeña en decir día sí día también la Administración, ¿cómo puede ser que el personal funcionario, nuestras compañeras y compañeros, trabaje en estas condiciones insalubres, oscuras, deplorables?

La crisis ha sido una excusa recurrente durante unos cuantos años para recortar en seguridad y salud laboral. El tema ya cansa mucho.

INTERSINDICAL Región Murciana defiende el derecho de las trabajadoras y trabajadores a unas condiciones laborales dignas y exige a la Administración la dedicación de recursos suficientes para velar por la seguridad y proteger salud del personal a su servicio.

Categorías SEF Etiquetas ,