REUNIÓN CON LA DIRECTORA GENERAL DE LA FUNCIÓN PÚBLICA

REUNIÓN CON LA DIRECTORA GENERAL DE LA FUNCIÓN PÚBLICA Y CALIDAD DE LOS SERVICIOS

 

La Administración ha paralizado la negociación colectiva durante un mes tras el último cambio del gobierno regional. No es la primera vez en esta legislatura y sería conveniente que no volviese a ocurrir, siendo la política de Función Pública continuista, como así lo reflejó el nuevo Consejero de Hacienda en la entrevista que mantuvo con La INTERSINDICAL para presentarse.

Los servicios públicos no se detienen y tanto las personas usuarias de los mismos como el personal que los atiende siguen teniendo las mismas necesidades que hace un mes.

Desde el año 2010 hasta hoy se han perdido 1465 plazas en los centros dependientes de la CARM, sin contar al personal docente ni al del SMS. Sólo el año pasado, en época de “recuperación”, hemos perdido 175 plazas. No solamente no se está recuperando el sector público, sino que se sigue mermando la plantilla aún a pesar del notable ascenso de personas usuarias.

Esta falta de personal en todos los servicios es grave, pero especialmente en los centros dependientes del IMAS, donde las plantillas de los centros han menguado una media de un tercio desde entonces. Este hecho nos parece de una irresponsabilidad absoluta, porque estos centros atienden a las personas más vulnerables de la sociedad.

Pero aún hay más. Hay servicios que no son prioritarios donde no se sustituyen bajas y se amortizan las plazas de jubilación, de forma que en los últimos años hay servicios precarios que no dan abasto más allá de la atención al público, con lo cual el trabajo interno es ingente e imposible de llevar a cabo, repercutiendo negativamente en la prestación de servicios.

La falta de personal no solamente afecta a la calidad de los servicios sino también a la salud laboral del personal, que tiene que asumir el doble y a veces el triple de carga de trabajo de quienes ya no están y ven mermadas sus condiciones de salud. Teniendo en cuenta que la media de edad del personal de la CARM es de 46 años (datos del Portal de la Trasparencia) los problemas de salud se agudizan considerablemente.

Pero los recortes que se impusieron en 2010 y que tímidamente se están recuperando siguen castigando la enfermedad, recortando las retribuciones del personal de baja médica. De esta forma, en nuestras visitas sindicales nos estamos encontrando con compañeras y compañeros trabajando con fiebre, con heridas e incluso con algún brazo escayolado. Es evidente que el servicio que se ofrece no es el adecuado, pero la merma de retribuciones es insostenible para más del 60% del personal de los grupos más bajos de la Administración.

En cuanto a la adaptación del EBEP del 2007, modificado en el 2015, a la Ley de la Función Pública llevamos más de 10 años de retraso. Seguimos esperando el primer borrador comprometido para septiembre del año 2009. Este eterno aplazamiento tiene paralizada la carrera profesional del personal de Administración y Servicios de forma que la famosa homologación retributiva con el SMS sigue siendo irreal.

En cuanto a la carrera profesional, dependiente también de la evaluación del desempeño, seguimos sin tener las funciones definidas de cada puesto de trabajo de la RPT de la CARM. Nos tememos que, tras 10 años donde este trabajo ya debiera estar realizado, tal y como se comprometió el entonces Director General de la Función Pública, Diego Cola, y siguiendo la estela de la definición de funciones realizada en el País Vasco, no se ha trabajado en ello, quedando en el aire nuevamente y sine die la evaluación del personal y por tanto la carrera profesional.

Debemos señalar la multitud de grupos de trabajo en vigor en el ámbito de Administración y Servicios, algunos de ellos datan de hace más de 8 años. La inoperatividad de estos grupos de trabajo que se desarrollan simultáneamente en el tiempo es palmaria. Sería conveniente desarrollar uno o dos grupos al tiempo, con un tiempo limitado de máximo tres meses y que pasen a la negociación definitiva en las Mesas Sectoriales. Es obligación de la Administración presentar borradores en estos grupos como presentación de los mismos, dar tiempo a las OOSS a presentar enmiendas y aportaciones. En la siguiente reunión la Administración presenta el borrador con las asumidas y negociar las que no. Después, directamente a la Mesa Sectorial. Todo este proceso no debería llevar más de cuatro sesiones del grupo de trabajo, repetimos, fechando al inicio la finalización y paso a la Mesa Sectorial.

La merma de créditos horarios a las OOSS desde el año 2010 y 2012 no permite la pérdida de tiempo que supone la asistencia y atención en los grupos de trabajo tal y como se está desarrollando, hecho que debería ser corregido lo antes posible.

Por otra parte, nuestra organización sindical es asamblearia, de forma que es su afiliación quien decide sobre las negociaciones en los asuntos tratados anteriormente. Por tanto, pedimos que toda la documentación y temas a tratar en las negociaciones con la Administración sean remitidas con la antelación suficiente (entre 15 y 7 días) para el correcto funcionamiento de nuestra acción sindical.

Esperamos que todos los asuntos que se describen en este escrito y se desarrollan en el anexo que presentamos sean puestos en práctica lo antes posible para el buen funcionamiento de los servicios públicos y la recuperación de derechos de las trabajadoras y trabajadores que en ellos trabajamos.

Por nuestra parte, INTERSINDICAL Servicios Públicos ofrece su entera disposición, como hemos demostrado a lo largo del tiempo que estamos presentes en la Mesa Sectorial de Administración y Servicios, a dialogar en cuantos asuntos sean de interés para el personal de la CARM. Estamos convencidos de que la colaboración leal, honesta y bajo las mismas condiciones entre Administración y Organizaciones Sindicales dará lugar a mejoras en la calidad de los servicios públicos.

 

Murcia, 22 de mayo de 2018.

 

INTERSINDICAL SERVICIOS PÚBLICOS

A la ATT. De la DIRECTORA GENERAL DE LA FUNCIÓN PÚBLICA