MESA SECTORIAL 15 NOVIEMBRE 2019

Crónica de una Mesa Sectorial accidentada

El pasado viernes en la mesa sectorial 15 noviembre , vivimos una de las reuniones de negociación del sector de Administración y Servicios más tensas que se han conocido en los últimos años. Un consejero que aparece por sorpresa y suelta su discurso de “qué malo es el gobierno central y nosotros no tenemos nada que ver en la ruina de la región de Murcia”, unos sindicatos que se levantan de la mesa, cansados de buenas palabras, incumplimientos de acuerdos y nulos hechos, y finalmente, un intento de reconducir una negociación que parecía imposible. Contamos los hechos.

Como decimos, el Consejero de Presidencia y Hacienda, Javier Celdrán, apareció por sorpresa, en la mesa sectorial 15 noviembre , con tres mensajes claros y nítidos: el primero, que no habrá agravios comparativos entre iguales, es decir, que el sector sanitario no va a ser el que más y primero cobre las carreras profesionales y el sector administrativo se quede para las sobras; segundo, que el personal interino comenzará a cobrar la carrera profesional a partir de enero de 2020, osea que ya sabéis, compañeras y compañeros de las agrupaciones profesionales, comenzad a tirar cohetes porque vais a cobrar 6 euros más; y tercero, que la excesiva deuda de la Región se debe al déficit estructural del sistema de financiación autonómica, en otras palabras, que los sucesivos gobiernos centrales tienen toda la culpa -porque los del PP, como han gobernado, también la tendrán, digo yo- de la ruina en la que estamos sumidos. Como si 25 años de gobiernos populares autonómicos, con despilfarros varios, malas gestiones, aeropuerto, caso Auditorio, Barraca…, no fueran con ellos. Lo que se llama una dejación de responsabilidades de manual.

Intersindical, en su turno de palabra, no pudo evitar recordarle al Sr. Celdrán que una cosa son las buenas palabras para con nuestro sector y otra muy distinta la situación de precarización, mantenida en el tiempo, del personal empleado público de la CARM; que la gente tiene familias y no puede vivir a los 30, a los 40, a los 50 años con contratos temporales; que no se puede hablar de que la prioridad es el Mar Menor y en la Dirección General (DG) de Mar Menor trabajan: una Directora General, un Jefe de Servicio (Ingeniero de Minas) compartido con la DG Medio Ambiente, y cinco funcionarias y funcionarios, una de ellas también compartida con Medio Ambiente, que trabajan por programas, es decir, con contratos temporales.

Le recordamos además que, si se quiere realmente bajar al 8% en la tasa de estabilidad en el empleo público hay que hacer políticas valientes y hay que convocar procesos de estabilización importantes; y por último, que no se puede hablar de contención en el gasto de la Administración y encontrarnos con una adenda a la relación de puestos de trabajo presentada a menos de 24 horas de la mesa de negociación y en la que figuran 11 puestos a dedo, 11 puestos de libre designación.

Sí, porque la gota que colmó el vaso de la paciencia sindical, que no la razón principal de levantarnos, como se quiso interpretar, fue el oscurantismo con el que se manejan los puestos de trabajo en algunos despachos. Es verdad que la Ley de Función Pública, en su artículo 51, señala que “sólo podrán proveerse por libre designación los puestos de Vicesecretarios, Subdirectores Generales y Secretarios particulares de Altos Cargos”, pero, ¿significa eso siempre se tiene que hacer así?, ¿significa que las reglas de nombramientos de personal valen para unas personas y para otras no?, ¿que tenemos que tragar sin rechistar con el aumento del número de altos cargos del Ejecutivo regional, que ha pasado de 46 a 55 directores generales y gerentes, con sus consiguientes secretarías particulares? ¿Contención y precariedad para unas y barra libre para otros? No, lo sentimos pero no cuela, ya no cuela.

Otra cosa es el acuerdo que organizaciones sindicales y la dirección del IMIDA, con el visto bueno de la DG de Función Pública, firmamos en mayo en La Alberca. Ese acuerdo, según la DGFP es papel mojado y no se puede materializar porque “se habló en un lugar no adecuado para ello”. Así es como la Administración regional cumple sus compromisos firmados, aunque parece que se nos va a hacer una contrapropuesta que discutiremos el próximo martes. Intersindical acudirá a esta reunión con ánimo constructivo, pero avisamos, como lo hicimos el viernes en vivo y en directo, que no aceptaremos información sobre procesos selectivos u otras cuestiones a cambio de votos. La información afecta a personas y es pública, y de ninguna manera debe ser moneda de cambio.

Y mientras tanto, destituyen al director del Laboratorio de Mecánica del Suelo, organismo de control en el que, entre otras labores, se realizan los ensayos técnicos necesarios para determinar la seguridad en la construcción de carreteras, considerado como el más avanzado de las comunidades autónomas, y, según un diario regional, el vicepresidente de la Cámara de Contratistas de Obra Pública de la Región de Murcia indica que “las instalaciones del Centro Tecnológico de la Construcción podrían cumplir el mismo cometido”, es decir, que las mismas constructoras de obras públicas se encargarían de supervisar la calidad en su realización. Y de eso, la Dirección General de Función Pública no tiene noticias.

Seguimos.