ISSL INST. DE SEG. Y SALUD LABORAL

PROBLEMAS EN EL INSTITUTO DE SEGURIDAD Y SALUD LABORAL (ISSL):

Ya avisamos hace unos días de que los problemas en el ISSL son gravísimos. Sin ninguna inversión desde hace tiempo, el edificio se cae a pedazos. De una plantilla en 2012 de más de 80 personas se ha pasado a unas escasas 30 personas en la actualidad. Como consecuencia de la DANA de septiembre se perdieron todos los vehículos, así como otras instalaciones imprescindibles para el centro (grupo contraincendios, caldera, salón de actos, etc.) y quedó el sótano inutilizado para siempre, por orden de la Dirección General de Patrimonio. El edificio está lleno de goteras, la climatización no funciona en algunos despachos, hay falta de iluminación en bastantes puestos de trabajo, caídas de bovedillas del suelo en los puestos de trabajo, problemas de seguridad con robos…

Podríamos estar enumerando deficiencias mucho tiempo, pero, ¿existe alguna previsión de gasto de mantenimiento para 2020? ¿Se va a hacer alguna inversión en el ISSL? ¿Va el personal a ser trasladado, como algunos rumores lo sugieren? No lo sabemos porque el hermetismo de la Administración (recordamos que también hicimos consultas al respecto del traslado a la Dirección General de Patrimonio y no nos han querido facilitar la información) es absoluto.

En el día de ayer, una delegación de INTERSINDICAL Servicios Públicos hemos ido a la Consejería de Empleo, Investigación y Universidades para hablar con su Secretario General, Tomás Fernández, para que contarle de primera mano los problemas mencionados y preguntar por los planes que la Consejería tiene con el personal y el centro.

A la reunión ha asistido también la Vicesecretaria de Empleo, Margarita López-Acosta y, ante la primera pregunta de si hay planes de la Consejería de trasladar al personal del Instituto de Seguridad y Salud Laboral (ISSL) a otras instalaciones, los dos han sido tajantes: no se ha contemplado en ningún momento y, es más, parece ser que ya hace un mes el Consejero le comunicó a la dirección del Instituto que el famoso traslado que se venía rumoreando desde hacía un tiempo no se iba a producir. El problema es que nos consta que dicha noticia no ha sido trasladada a las trabajadoras y trabajadores, lo cual nos parece un grave error, la comunicación entre cuadros directivos y personal debe ser constante y fluida en todos los centros de trabajo.

Como hemos comentado anteriormente, un edificio como aquél necesita un mantenimiento y una inversión, y más después de la DANA de septiembre de 2019. Pues bien, parece ser que la Consejería de Presidencia y Hacienda de nuestra Comunidad Autónoma no va a destinar ni un sólo céntimo a la mejora reparación de las instalaciones del Instituto y a solucionar los problemas anteriormente descritos. Tan sólo hay una partida para reponer el parque automovilístico del mismo. Por lo menos así el personal no tendrá que usar sus coches personales para realizar sus visitas de trabajo.

La actitud que ha tomado la Administración con este centro es la de considerarlo una especie de enfermo terminal, y procurarle unos pocos cuidados paliativos, abandonándolo a su suerte, ya que ha decidido que no tiene solución, olvidando a los empleados públicos que hay en él.

No queremos dejar pasar la oportunidad de recalcar que se trata del organismo público que vela por la seguridad y salud de los trabajadores de todas las empresas de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia y, sin embargo, sus empleados se hallan expuestos a graves riesgos por el simple hecho de acudir a su lugar de trabajo, ante la pasividad de sus responsables.

Por poner un ejemplo, numerosos despachos se encuentran repletos de documentos deteriorados por la humedad, con presencia de diferentes mohos, microorganismos y bacterias procedentes de las aguas fecales y lodos de arrastre que contenía la última inundación que afectó al archivo. En este sentido, en octubre de 2019, el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales Coordinador comunicó, tanto a la Secretaría General, como a la Dirección General, del riesgo de exposición a Agentes Biológicos por inhalación de microorganismos tales como moho, hongos y bacterias presentes en la documentación afectada y en el ambiente de la zona de almacenamiento, sin que hasta la fecha se haya tomado ninguna medida.

Por otro lado, no es la primera vez que nos encontramos con una Consejería de Hacienda que no asume sus responsabilidades y echa la culpa de su mala gestión a cualquier administración que se le pone a tiro, que desprecia al personal de la CARM y no dota las consejerías de los medios materiales y humanos que se necesitan, en definitiva, que abandona los centros de trabajo y precariza la situación laboral de los empleados y empleadas públicas.

Que estemos acostumbrados no significa que nos vayamos a rendir a nuestra suerte, es demasiado el enfado de las compañeras y compañeros de los centros por los que pasamos para que nos estemos quietos.

INTERSINDICAL seguiremos peleando para que en el Instituto de Seguridad y Salud Laboral (ISSL) se trabaje en unas condiciones dignas y para que, en general, la Administración regional sea un lugar donde trabajar en unas condiciones dignas y saludables.