¡¡ DECISIÓN YA !!

Compartimos y hacemos nuestro el comunicado de AFIC en el que esta asociación exige tanto a la Dirección General de Función Pública como a la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Murciano de Salud que aclaren cuál es su plan de contingencia para desarrollar los procesos selectivos previstos para este otoño.

Intersindical Servicios Públicos ha realizado esta pregunta en repetidas ocasiones y, tanto nuestra organización como las personas afectadas por estos procesos, no hemos recibido comunicación alguna por parte de los organismos citados.

«El mismo día en que el Consejero de Salud anuncia que en dos semanas colapsará el sistema sanitario de la Región de Murcia, hemos sabido que la Dirección General de Función Pública tiene previsto continuar con la celebración de las distintas pruebas selectivas previstas para los próximos meses.

La Región de Murcia ha pasado, en apenas tres semanas, de tener un ritmo de contagios de 100 positivos diarios y 12 ingresados en UCI a tener más de 300 positivos diarios y más de 50 personas ingresadas en UCI. A este ritmo, según el Consejero Villegas, el sistema colapsará en dos semanas.

Frente a esta situación y vista la determinación de la Administración Regional de continuar con procesos selectivos (algunos de ellos multitudinarios) en las próximas fechas, la Asociación de funcionarios interinos y contratados laborales de la CARM (AFIC), exige tanto a la Dirección General de Función Pública como a la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Murciano de Salud, que aclaren cuál es su plan de contingencia para desarrollar los procesos selectivos previstos para este otoño.

Dicho plan debería explicitar qué ocurrirá con aquellos aspirantes que el día de la celebración de la prueba en la que estén citados se encuentren en situación de confinamiento/cuarentena, bien por ser COVID positivos o bien por haber tenido un contacto estrecho con un COVID positivo. ¿Podrán saltarse la cuarentena y acudir a realizar la prueba de la que depende su futuro laboral y familiar o deberán cumplir con su obligación moral y civil de no acudir al examen? ¿Garantizará en estos casos la Administración Regional que habrá una segunda fecha para aquellos que se encuentren en esa situación? En este caso, si hay una segunda fecha, ¿será el mismo examen? De ser diferente, ¿tendrá idéntico nivel de dificultad?

¿Qué ocurrirá si alguno de los aspirantes reside en un municipio que en ese momento tenga adoptadas medidas de confinamiento? ¿Podrá salir y entrar del mismo con total libertad? Si se suspende una prueba pocos días antes de su celebración, ¿podrá exigirse responsabilidad patrimonial a la administración por los perjuicios causados a los aspirantes?

Se plantean muchos interrogantes, quizá demasiados. Sobre todo teniendo en cuenta que esta situación era previsible y que NO existe ninguna obligación legal de realizar las pruebas en el año de la pandemia. 

No podemos dejar de recordar que, en estas pruebas selectivas, una gran parte de los aspirantes son empleados públicos temporales de la propia Administración Regional, suponiendo un agravio y trato discriminatorio lo que la Administración Regional está realizando con los sectores de Administración y servicios y Sanidad respecto del sector de Educación.

En este sector de Educación, allá por el mes de abril se suspendieron los procesos selectivos hasta el año 2021, porque según la Consejera de Educación “la situación no permite asegurar a los aspirantes de los procesos selectivos la seguridad necesaria de que se puedan celebrar con normalidad», y añadió que «a la suspensión de los plazos administrativos en vigor habría que sumar la enorme preocupación que la situación sanitaria actual genera en el conjunto de la población, además de la amenaza para la salud que la expansión del virus conlleva».

En la suspensión de las convocatorias también ha pesado el hecho de que muchos opositores han visto alteradas las condiciones de vida habituales, «dificultando una adecuada preparación de las pruebas» (declaraciones al periódico La Verdad de fecha 03.04.2020).

Tras esas declaraciones y visto el empecinamiento de la Administración Regional de continuar con la celebración de las pruebas previstas en los próximos meses, urge que se dé respuesta pormenorizada a todas las cuestiones que se han planteado y que rondan en la cabeza de todos los aspirantes. 

Si no existe una respuesta clara e indubitada a todas las contingencias puestas de manifiesto, la opción más sensata sería la de suspender TODAS las pruebas selectivas hasta el año que viene, y cuanto antes mejor.

Lo que se pide en Murcia a 8 de septiembre de 2020.»