CURSO ESCOLAR PRECARIO

EL CURSO ESCOLAR 2020/2021 EMPEZARÁ CON LA PRECARIEDAD EN EL EMPLEO COMO BANDERA DEL GOBIERNO REGIONAL.

RAYANDO LA ILEGALIDAD, SIGUE FOMENTANDO LA INESTABILIDAD EN EL EMPLEO PÚBLICO.

En estos días, desde la Función Pública de la CARM se han estado haciendo los llamamientos al personal interino para cubrir las plazas del curso escolar 2020/2021.

Muchos de estos puestos a cubrir son plazas estructurales que se están cubriendo más de dos años ininterrumpidamente, pero la Administración regional no las crea en la relación de puestos de trabajo, lo cual  supondría que formasen parte de las ofertas de empleo público anuales.

La Administración crea empleo precario y mal pagado, los puestos  de trabajo se cubren, con suerte, hasta finales del curso escolar escamoteando al personal, no sólo las vacaciones anuales que no pueden elegir cuando se las toman, sino también a veces perdiéndolas sin que den lugar al cobro de las mismas.

Pero el colmo de la desfachatez del empleo precario que crea el gobierno regional es la jornada laboral que ofrece, casi todas por debajo de la jornada completa de trabajo, llegando a ofrecer contratos de 10 ó 15 horas de trabajo semanales para todo el curso.

Con las jornadas ofertadas en los contratos NADIE PODRÁ EJERCER SU TRABAJO, perjudicando no solamente su vida personal y profesional, sino también al alumnado que deben atender.

Algunos ejemplos:

  • Interpretación Lengua de Signos: se ofrecen 31 contratos de trabajo, ninguno a jornada completa, 25, 27 ó 30 horas desde mitad de septiembre hasta finales de junio. Es decir, se contrata al personal para atender al alumnado en su horario de clase. Por tanto, no participarán en ninguna otra labor más allá de la de intérprete sin poder incidir en la asistencia integral que necesita este tipo de  alumnado, como la necesaria coordinación con los equipos de orientación o tutores y tutoras.
  • Auxiliares Técnicos Educativos (ATEs): de las 88 plazas que se han cubierto para el curso escolar solamente hay 6 jornadas completas de 37,5 horas semanales, 2 plazas de 36 horas y 9 de 35 horas. Escamotea la Administración 1,5 horas y 2,5 horas respectivamente para no contratar a jornada completa. La desvergüenza es máxima cuando es evidente el perjuicio para el personal contratado en las cotizaciones a la Seguridad Social. Pero además, hay contratos de 15 horas y hasta de 10 horas. ¿Se preguntará todavía la Administración por qué no se cubren estos vergonzosos contratos? ¿Cómo se podrá coordinar este personal con los equipos educativos para poder hacer su trabajo? ¿Fuera de su jornada?
  • Ordenanzas: Se ofertan 12 plazas, solamente una a jornada completa, las demás a 20 horas, 4 horas diarias. En los últimos años ha habido un recorte brutal de personal Ordenanza en los IES de toda la Región, donde había 3 ó 4 ahora hay 2. Ni siquiera se cumplen las caducas y raquíticas ratios de un obsoleto Acuerdo del año 2001. No hay ninguna voluntad por parte de Función Pública ni de la Consejería de Educación en ponerle remedio a la necesidad de regular las ratios de personal de Administración y Servicios en los centros educativos. Esto supone en la práctica que las y los ordenanzas de estos centros tienen jornadas partidas, turnos y sobrecarga de trabajo. ¿La solución es “reforzar” en 12 plazas de 20 horas los cerca de 200 IES de la Región?
  • Auxiliares Administrativos en IES y Colegios Públicos: La oferta ha sido de 33 puestos, solamente 2 a jornada completa. Un contrato de 35 horas y 8 contratos de 15 horas, los demás de 25 ó 30. La mayoría de estos contratos se desarrollan en dos centros distintos, sin compensación de itinerancia aunque se desarrollen en localidades distintas, en algunas de ellas con más de 50 km. Las Secretarías de los IES también han sufrido recortes en estos últimos años, en los centros de 500 alumnas y alumnos solamente hay un Auxiliar Administrativo/ Administrativo.

En cuanto al personal de limpieza remitimos al comunicado publicado el 21 de julio pasado, en el que denunciamos los recortes en los servicios de limpieza de los centros educativos.

El Gobierno Regional no solamente incumple su obligación de garantizar una vuelta segura a los centros educativos sino que es la campeona del empleo precario y mal pagado de todas las empresas de la Región.