#24M Hay que echarles

#24M  Hay que echarles

Creemos urgente, obligada e indispensable una regeneración democrática. Necesitamos unas instituciones que defiendan los intereses de la clase trabajadora, de la gente, de la mayoría de la población, que no vive de pelotazos, sobres o corruptelas.

Necesitamos más que nunca, un Rescate Ciudadano de los Servicios Públicos, mejorándolos y dotándolos suficientemente de personal y recursos para garantizar los derechos sociales y las libertades ciudadanas, y para redistribuir equitativamente la riqueza.
Necesitamos parar los desahucios, garantizar el derecho a la vivienda. Necesitamos parar los suicidios. Necesitamos parar el hambre y la búsqueda de comida en los contenedores de basura. Necesitamos parar esa hemorragia de jóvenes que se van fuera.
Necesitamos garantizar el derecho a la vida y a la salud, de quienes aquí vivimos, trabajamos y contribuimos y de quienes han tenido que emigrar fuera de nuestras fronteras para ejercer el legítimo derecho a la supervivencia.
Necesitamos cambiar. Ya toca cambiar. Lo de siempre NO FUNCIONA. Si no queremos que los cimientos se resquebrajen fatalmente es imprescindible y urgente CAMBIAR.

Ahora muchas ofertas electorales hablan de cambio. Sabemos que algunas sólo son la marca naranja del IBEX 35: la cara amable de las políticas degenerativas y degeneradas. Vino joven de viñas viejas. No son el cambio: son el recambio. Y se nutren de fuerzas que son el atrás, miran atrás, piensan atrás y quieren el atrás, disfrazadas de cordero.

La abstención, el voto nulo o el voto en blanco, aún siendo opciones respetables, no sirven más allá del autoconsumo individual. Es la hora de elegir entre seguir montados en este tren que nos conduce al precipicio de la desintegración social o activar en común los frenos de emergencia con un verdadero RESCATE para la MAYORIA, desde la MAYORIA, de la MAYORIA, con la MAYORIA.

El domingo, HAY QUE ECHARLOS. Con tu puedo y mi quiero, vamos junt@s, compañer@s.

La hora del cambio es ahora.

Sí se puede gobernar para la mayoría. Podemos ganar.

¡¡A por ellos!!