SOLIDARIDAD CON PALESTINA

MANIFIESTO DE SOLIDARIDAD CON PALESTINA

14 de diciembre de 2018

Se cumplen setenta años desde que el sionismo israelí colonizara por la fuerza y la violencia, a través de sus organizaciones paramilitares el territorio de Palestina , expulsando a gran parte de su población originaria y reduciendo en guetos en Cisjordania, Gaza y Jerusalén, al resto.

Los antecedentes se sitúan en dos hechos.

  • El sionismo israelí a finales del siglo XIX se plantea crear un Estado Judío exclusivamente, en un territorio que no posee.
  • El Gobierno Británico, a través de su Ministro de Defensa Lord Balfour, en 1917, decide entregar Palestina a ese movimiento sionista, ocultándolo a su población. Durante su Mandato en Palestina, tras la Primera Guerra Mundial, privilegió olas de inmigrantes judíos de toda Europa e incluyó a los sionistas en órganos de poder y administración de Palestina. Reprimió duramente las protestas de la población árabe palestina.

El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea de Naciones Unidas, de recién constitución y con sólo 57 países , de los casi 200 de ahora,  aprueba una  Resolución, recomendando la partición del territorio de Palestina en dos mitades,  para constituir en el futuro dos estados judío y árabe. Todo ello sin consultar con sus habitantes legítimos , violando el principio de libre autodeterminación de los Pueblos establecido en el punto segundo de la Carta Magna.

Esa recomendación, no vinculante puede considerarse inmoral, ilegítima e injusta, ya que ninguna entidad extranjera puede variar o decidir las fronteras de un país, sin el consentimiento de su población.

El mismo día que finaliza el mandato colonial británico, 14 /15 de mayo de 1948, el sionismo israelí proclama el Estado de Israel.

Esas fechas marcan la “NAKBA”, catástrofe para el pueblo palestino. El sionismo israelí, mediante el ataque de organizaciones terroristas paramilitares propias, destruyó más de 1531 aldeas y ciudades, desplazó y expulsó al 80% de la población Palestina, que se vio obligada a huir de la que hasta entonces era su tierra.

Esto dio lugar a la primera guerra árabe-israelí, que se saldaría en 1949 con la ocupación de la totalidad del territorio palestino por parte del ejército israelí. El sionismo acabó ocupando el 80% del territorio, dejando para los palestinos solamente el 20% de su tierra original. Tras la guerra de 1967 se produjo la ocupación total y se inició la política de asentamientos israelíes en la pequeña porción que quedaba de territorio palestino.

Se ha consumado así el plan del sionismo más radical: despojar de su tierra a la población palestina para entregársela a la diáspora judía mundial.  Un siglo después el proyecto sionista pretende consumarse definitivamente no sólo mediante la ocupación del territorio, sino mediante la aniquilación del pueblo palestino.

Actualmente hay más de 5 millones de refugiados palestinos en campamentos. (Gaza y Cisjordania, 27 /más de 2.100.000.Siria, 12/520.000.Líbano, 12/500.000 y Jordania con más de 2.100.000 refugiados).

Para ello cuenta con el apoyo incondicional del gobierno de los Estados Unidos, que ha utilizado el derecho al  veto en 35 ocasiones contra el pueblo palestino y la complicidad de la mayoría de la comunidad internacional, especialmente de la Unión Europea.

Hoy día la “Nakba” continúa. Los acuerdos de Oslo firmados hace 25 años son papel mojado. El ente sionista de Israel ha incumplido sistemáticamente todas las resoluciones de NNUU vinculantes, que exigen la devolución de los territorios, el retorno de todos los palestinos que lo deseen, la indemnización por los daños causados.  Israel mantiene la ocupación militar; sigue construyendo asentamientos ilegales en Cisjordania donde ya viven 587,000 israelíes; aísla a la población palestina mediante la construcción de un muro en Cisjordania, que continúa ocupada; ha convertido la franja de Gaza en una inmensa prisión para más de dos millones de personas. Se opone a cualquier solución para el retorno de los más de cinco millones de refugiados. Y niega los derechos civiles y políticos a la población árabe del Estado de Israel, mediante la “Ley del Estado-nación”. Israel se ha convertido en un nuevo apartheid.

Cientos de mujeres, hombres y niños palestinos han sido asesinados por el ejército israelí mediante bombardeos indiscriminados en la franja de Gaza y la represión de las manifestaciones contra la ocupación. Miles están detenidos sin juicio desde hace años en cárceles israelíes. Se han cometido asesinatos selectivos de líderes palestinos.

Los gobiernos de Estados Unidos y la Unión Europea, incluido el español, colaboran activamente en toda esta infamia. Estados Unidos, suministrador principal de armamento al ejército israelí, acaba de reconocer a Jerusalén como capital del estado de Israel violando numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y en especial la 2334 de 2016.

 Estados Unidos ha retirado los fondos a la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, con el objetivo de dispersarles y destruir la última esperanza de retorno que todavía puedan tener.

 La Unión Europea, incluido el gobierno español, son cómplices de esta política: siguen vendiendo armas y material represivo al estado de Israel, miran para otro lado cuando se bombardea a población civil y apenas responden con tímidas quejas al crecimiento de los asentamientos ilegales israelíes, mientras colaboran en campañas de lavado de imagen ocultando la realidad e incorporando a Israel prácticamente como un miembro más de la Unión Europea a multitud de actividades políticas y culturales.

Frente a tanta injusticia, las organizaciones abajo firmantes y las personas aquí reunidas, decimos basta y exigimos al Gobierno Español que inicie acciones diplomáticas para que se cumplan los siguientes puntos orientados a abrir vías para la solución del conflicto:

  • Cese del bloqueo de la franja de Gaza.
  • Cese de la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania y desmantelamiento de los que se han construido.
  • Cese de la construcción del muro de Cisjordania y desmantelamiento de lo ya construido.
  • Cese de la venta de armamento y material represivo al estado de Israel.
  • Exigencia a la Agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, en concreto, de revertir el impacto de la retirada de fondos por parte de gobierno de Estados Unidos.
  • Inicio de una política diplomática activa para permitir el retorno a su tierra de los más de cinco millones de refugiados palestinos que así lo deseen y hacer efectivo el derecho de libre autodeterminación del pueblo palestino (incluidos los cinco millones de refugiados)

Esta será la única garantía para una paz duradera en Oriente Próximo.

 

JUSTICIA Y PAZ PARA PALESTINA

 SOLIDARIDAD INTERNACIONAL CON PALESTINA

FUERA SIONISMO E IMPERIALISMO

PALESTINA VENCERÁ

 

COLECTIVOS DE SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO

                                                 MURCIA

Categorías Comunicados, Noticias, Organizaciones Sociales Etiquetas ,