PERSONAS REFUGIADAS

20 de junio, Día Mundial de las Personas Refugiadas

La Confederación Intersindical exige el respeto a los derechos humanos, la protección y asilo, exige una #EuropaRefugio

Hoy se celebra el Día Mundial de las Personas Refugiadas. Desde 2000, en que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró, en Resolución 55/76, este día para su celebración, la situación no ha hecho más que agravarse.

Según datos del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para el Refugiado), actualmente hay más de 45 millones de personas refugiadas, desplazadas y/o apátridas en el mundo. Los conflictos armados, la pobreza y el subdesarrollo son las principales causas de los desplazamientos forzados de población.

Desde que se produjo la crisis de refugiados sirios, hace ya tres años, la situación, lejos de mejorar ha empeorado. Ni las políticas de ayuda y refugio, ni las situaciones que están provocando éxodos masivos, mejoran. La llegada a los gobiernos de partidos políticos neofascistas en muchos países europeos, con políticas de exclusión, bloqueo, racistas y xenófobas, aupadas y alentadas desde la administración Trump, nos está llevando a situaciones más límites, cuando no de verdadera agresión y acoso s las personas refugiadas y a colectivos y organizaciones de ayuda.

Según Amnistía Internacional, España suspende. Tras la moción de censura, que dio paso a una política de gestos, que duró apenas lo que se tarda en contarlo, nos unimos a una política migratoria tibia y ambigua, apostando por la construcción de la “fortaleza” europea con la ayuda de los países norteafricanos: Libia y Marruecos.

Para Amnistía Internacional, el gobierno de Sánchez ha mantenido a nivel europeo un discurso solidario en términos de acogida de personas refugiadas y ha llevado a cabo a cabo algunas medidas positivas en materia migratoria, como la acogida de más de 600 personas rescatadas por el Aquarius y que quedaron a la deriva cuando Italia y Malta se negaron a permitir su atraco. Sin embargo, anuncios esperanzadores, como el de la retirada de las concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla no se han llegado a materializar mientras que se han tomado medidas preocupantes, como la decisión de impedir la salida de dos barcos, el Open Arms y el Aita Mari, bloqueados en los puertos de Barcelona y Pasaia respectivamente durante más de tres meses sin poder realizar sus labores de salvamento y rescate.” (Diario 16)

Desde la Confederación Intersindical exigimos una #EuropaRefugio, una Europa, y España, que trabaje por el respeto de los Derechos de las Personas Refugiadas, que no es otra que la lucha por los Derechos Humanos.

Europa tiene la obligación, decíamos en las Marchas de 2016 por la Dignidad y Derechos de las personas refugiadas. Es una cuestión de justicia. No podemos cerrar los ojos porque este Mundo, esta Europa, es abierta, y dejar morir a miles de personas, miles de niñas y niños, es un genocidio, una inmoralidad; impidiendo además la ayuda, es crimen de lesa humanidad.

Porque otra Europa es posible. Por Dignidad.

ACNUR

Categorías Comunicados, Noticias Etiquetas , ,