Y VAN DIEZ MUJERES

Diez mujeres asesinadas a 10 de febrero.

En apenas 40 días de lo que llevamos de 2020, los asesinatos machistas destrozan la sociedad española. No hay mayor desigualdad ni nada más escandaloso que los asesinatos de mujeres por ser mujeres.

Llama la atención que aún en España aparezca en los titulares que ninguna de estas mujeres habían presentado denuncia. Pero ¿se han preguntado si estas mujeres habían pedido ayuda? ¿Había algún registro en el 112, el 016, en alguno de los organismos municipales de atención a víctimas de violencias machistas? Porque si lo que se quiere dar a entender es que vivían felizmente sin miedo y sin violencia antes de ser asesinadas tenemos el convencimiento de que no es así.

Hay que dejar de anunciar que las mujeres habían o no presentado denuncia, lo que hay que investigar es si recibían algún tipo de ayuda por la violencia, el acoso y el miedo que estaban sufriendo. El asesinato es el último escalón de las violencias machistas, y el entretanto es donde han fallado todas las instituciones, sin duda ninguna.

Y hay que nombrar a los asesinos, con nombres y apellidos. Porque no son anónimos “legionarios” o “albañiles” o “abogados” quienes matan a las mujeres, sino fulanos de tal que tienen que ser rechazados por toda la sociedad por el crimen que han cometido. Muchos han dejado huérfanas y huérfanos, otros directamente les han matado, como la niña de 3 años asesinada en enero.

Y mientras, en esta región se impone un veto parental que niega la necesidad de educar en igualdad y en respeto a las diferencias. Y se alega para ello grandilocuentemente la libertad de los padres (y las madres, entendemos) para que sus menores no se eduquen en igualdad fomentando la ignorancia del por qué de las violencias machistas; y mientras el odio y la misoginia aumenta en las aulas y acaba, evidentemente, con hombres adultos matando mujeres porque las consideran suyas porque sus padres y sus madres no quieren que sepan que son iguales a quienes tienen enfrente, que el derecho a la vida, a la libertad y el respeto al diferente está amparada en la Constitución y leyes que dicen defender.

A veces denunciamos desde la tristeza, hoy denunciamos desde la rabia la escandalosa cifra de diez mujeres asesinadas en 40 días, denunciamos a quienes niegan las violencias machistas y a quienes no quieren educar en igualdad.