LAS MUJERES EN LOS CIEs

LAS MUJERES EN LOS CIEs

La Organización de Mujeres de la Intersindical en la Región de Murcia participa activamente en las convocatorias y organizaciones antirracistas, siendo miembro, entre otras, de “Convivir sin racismo”, por ello, y haciéndose eco de las conclusiones del V Encuentro Estatal de la Comisión 8 M celebrado en Valencia a finales del pasado mes de enero hace hincapié en que la perspectiva antirracista y anticolonial debe impregnar todas las acciones del 8M, siendo transversal a todos los grupos y ejes de acción de este movimiento : “ Una de las exigencias más firmes que salen de este encuentro es el cierre de los Centros de Internamiento de Extranjero( CIE) y la derogación de la Ley de Extranjería[1]

Los Centros de Internamiento de Extranjeros/as, son establecimientos públicos no penitenciarios donde se encierra a personas extranjeras por orden judicial, cautelar y preventivamente, que carecen de documentación legal para residir en el país o haberla perdido y se encuentran sometidas a expedientes de expulsión del territorio español. Aunque su existencia quedó reglada por una orden ministerial en el año 1999, su funcionamiento y régimen interior no se completaron hasta la regulación aprobada por el Gobierno de España en el del Real Decreto 162/2014, que entró en vigor el 16 de marzo de 2014.

Vulneración específica de derechos de las mujeres

Numerosos informes realizados por distintas organizaciones sociales, o por la Plataforma Cerremos los CIEs, documentan cómo esta realidad se convierte en un infierno aún peor para las mujeres.

La ausencia de toda perspectiva de género históricamente ha comportado invisibilizar el impacto diferenciado que esta medida de privación de libertad tiene en las mujeres, debido a las desigualdades de género de carácter estructural.

La opresión y la violencia de género que sufren las mujeres se reproducen aún con más crudeza dentro de estas instituciones. A esto se suma la vulnerabilidad y desprotección que ya sufren las mujeres inmigrantes fuera de estos centros, sobre todo las mujeres en situación irregular.

En el Informe de Women’s Link,  tras cuatro años de trabajo con mujeres en CIES [2]se  enumeran los tipos de discriminación más frecuentes:

Sin acceso a servicios básicos para la salud sexual y reproductiva

Uno de los elementos fundamentales en la situación de discriminación de las mujeres es el de la deficiente asistencia médica durante el internamiento. En tanto que mujeres, las internas tienen necesidades específicas que no se tienen en cuenta.

Las mujeres embarazadas son privadas de la asistencia médica que su situación precisa; tampoco son informadas sobre las posibilidades de aborto legal y seguro según el ordenamiento jurídico español.

Tampoco tienen acceso a los materiales de higiene más básicos cuando tienen la menstruación , tienen que pedirlo a la policía que solo les concede un material muy limitado.

Al entrar al CIE se interrumpen muchos tratamientos médicos o farmacológicos, como son los tratamientos anticonceptivos, o en el caso de las personas transexuales, se interrumpe el tratamiento hormonal.

Desprotección a las víctimas de trata

«La trata con fines de explotación sexual afecta sobre todo a mujeres. Una de las discriminaciones más claras que pueden sufrir las mujeres internas en los CIE es la de no ser identificadas como tales»

Son detenidas en redadas en calles o prostíbulos, y acaban en los CIEs con órdenes de deportación. Por ley, una mujer víctima de trata nunca debería de entrar en estos centros. Los países europeos están obligados al principio de no devolución y a tener normativas especiales para la protección de las víctimas, en la práctica esto no es así.

Peores instalaciones que los módulos de hombres

Las mujeres cuentan con módulos más pequeños, con menor espacio al aire libre, menor tiempo de recreo en el patio que los varones y peores espacios comunes. En algún CIE , las mujeres tenían que limpiar sus aseos y los hombres no.

La violencia sexual como una forma de intimidación y/o tortura

Las torturas y malos tratos que sufren los internos suelen estar cargadas de connotaciones sexuales para las mujeres. Por ejemplo, los policías usan las amenazas de violación como forma

de generar miedo. Lo peor es que en muchas ocasiones estas amenazas se hacen reales, y las mujeres son agredidas y abusadas sexualmente. Una realidad que se desconoce, porque en muchas ocasiones la víctima no tiene posibilidad de denunciarlo, y si lo hace se va a proteger antes al funcionario policial. Así se demostró en varias ocasiones.

Por otra parte también es terrible la situación de desprotección en la que se encuentran las mujeres ’sin papeles’ para poder denunciar algún caso de agresión sexual o de violencia de género fuera de estos centros. Ya que en muchas ocasiones al denunciarlo son identificadas por la policía como inmigrantes en situación irregular, y en consecuencia enviadas al CIE con una orden de expulsión a su país.

*   *   *   *   *

Por todo ello hacemos un llamamiento a la huelga del 8 M:

Porque consideramos que las mujeres migrantes se ven perseguidas, encerradas y expulsadas por leyes injustas, nos negamos a permanecer indiferentes y demandamos el fin de las redadas racistas, de las deportaciones, así como el cierre de los CIE y su desaparición como institución, ya que su larga y trágica historia, así como su actualidad, demuestran que su existencia es incompatible con el respeto de los derechos fundamentales de las personas allí encerradas.[3]

 

 

Por ellas, por nosotras

Hacia la Huelga Feminista

 

[1]     http://www.el pais.com/sociedad/2019/01/27/actualidad 15486038…/El movimiento feminista extiende las acciones más allá de la huelga del 8-M.

 

[2]     Women’s Link Worlwide, Mujeres en los Centros de internamiento de extranjeros (CIE) Realidades entre rejas. Mayo 2012.

[3]                 http://convivirsinracismo.blogspot.com/2017/03/