CONCILIACIÓN: UN PROBLEMA SIN RESOLVER

La conciliación de la vida laboral, personal y familiar es un tema pendiente de resolver en nuestra sociedad y en estos meses de alerta sanitaria se ha agravado, especialmente para las personas que más dificultades familiares tienen.

Se han ido preparando medidas para ir incorporándonos a la nueva normalidad, pero no se ha previsto cómo vamos a atender a las personas mayores, menores y dependientes.

Antes de la alerta sanitaria, nuestra sociedad era débil en medidas de conciliación. La única estructura fiable para facilitarla era la constituida por los centros educativos, las actividades extraescolares y escuelas de verano para la infancia y adolescencia, y los centros de atención para las personas mayores y con discapacidad. Las familias coordinaban sus horarios con estas estructuras para que menores y personas dependientes tuviesen la adecuada atención mientras se encontraban trabajando. Pero desgraciadamente, la crisis sanitaria desmontó de un plumazo toda esta precaria estructura social.

Las medidas estrella impulsadas por la administración son la flexibilidad de la jornada laboral, la reducción de jornada y el teletrabajo. Pero estas medidas no son suficientes y no dan respuesta a una gran mayoría de familias. Las diferencias de clase y de recursos económicos definen la posibilidad, o no, de acogerse a estas medidas. Hemos visto cómo las trabajadoras y trabajadores esenciales lo han tenido muy difícil al formar parte, en su gran mayoría, de sectores laborales especialmente precarios y mal pagados.

Por otra parte, quienes hacen uso de estas medidas generalmente suelen ser mujeres. La brecha salarial entre hombres y mujeres empuja a que la reducción de jornada la soliciten mayoritariamente ellas y el escaso valor que nuestra sociedad atribuye a los cuidados contribuye a agrandar la brecha salarial y de género.

La Organización de Mujeres de Intersindical RM considera que es extremadamente urgente que se tomen medidas de conciliación de forma inmediata. Estas medidas deben ser diversas para dar respuesta a las diferentes situaciones familiares y ofrecidas desde diversos ámbitos, empezando por las propias empresas o entidades de contratación, así como por las autoridades públicas.

Es necesario elaborar un plan para la conciliación de la vida personal, familiar y laboral dotado con los recursos económicos y materiales necesarios. Y con medidas efectivas como la reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales, la reducción de la jornada laboral y licencias para cuidados pagadas al 100%, ayudas económicas para familias, prestando especial apoyo a las familias monoparentales y a las más vulnerables, potenciar el teletrabajo en los puestos que sea posible con flexibilidad organizativa y desconexión digital para que no suponga estar en modo multitarea, facilitar la flexibilidad horaria, ampliar los servicios públicos, sociales y asistenciales para que garanticen los cuidados.

Es muy importante prestar especial atención y garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, procurando que las medidas se fomenten, adapten y realicen de manera igualitaria.

Por último, desde la OM consideramos que estos problemas no se solucionan a golpe de titular ni de ocurrencias del momento, como acostumbra hacer el gobierno regional. En estos días asistimos al anuncio de una medida para conciliar llamada “Cheque concilia reactiva” que consiste en una “ayuda excepcional y por una sola vez de 500 euros para la contratación de personas para el hogar que facilite la conciliación”. Esto no es más que un parche del que las familias con condiciones más precarias no se van a poder beneficiar, ya que esta medida consiste en una subvención única de 500 para la contratación de personas en demanda de empleo con una duración de 30 días naturales a jornada completa o su equivalente en el supuesto de jornada a tiempo parcial.

¿Una medida de conciliación de un mes de duración? ¿En serio? ¿Pagará el gobierno regional el alta en la Seguridad Social de las personas contratadas o deben las familias pagarlo con la “ayuda” de esos 500€? ¿Es todo lo que se les ocurre hacer a este gobierno para conciliar la vida personal, familiar y laboral: crear empleo precario, temporal y mal pagado?

Las medidas para la conciliación de la vida personal, laboral y familiar sigue siendo uno de los asuntos más preocupantes para las familias y la sociedad, una necesidad seria de planificación de medidas que aporten soluciones efectivas. Pero, a diferencia de otros ámbitos que sí están siendo regulados y a los que se aportan soluciones y financiación, en la actualidad no existen medidas que garanticen la posibilidad de conciliar para todas las personas que lo necesitan con urgencia.

Murcia, 18 de junio de 2020

Organización de Mujeres de la Intersindical de la Región Murciana.