NI UN PASO ATRÁS

LA INTERSINDICAL DE LA REGIÓN MURCIANA DEFIENDE LA LIBERTAD REPRODUCTIVA DE LAS MUJERES.

Desde la Organización de Mujeres de la Intersindical queremos manifestar nuestro frontal rechazo a las declaraciones que ha hecho el máximo dirigente del principal partido de la oposición del estado, Pablo Casado, respecto del derecho al aborto y su intención de restringirlo si llega a gobernar.

En un ejercicio de demagogia difícilmente superable, el motivo por el que afirma que propone volver a la ley de supuestos de 1985 (o sea, hace 34 años!). Es, literalmente este: «si Queremos financiar las pensiones y la salud debemos pensar en cómo tener más niños y no en cómo los abortamos». Además, con la excusa de adornar su argumento con una anécdota personal y «emotiva», añade una consideración moral basada en una flagrante mentira sobre el plazo máximo del aborto libre en España: «Yo tengo un hijo cincomesino y yo he visto ecografías desde ese día y no entiendo como un país desarrollado defender un aborto libre hasta la semana 20 o 22 en ciertos Supuestos, le recomiendo a mucha gente que vea ecografías a partir de la semana 20». Unas afirmaciones como éstas necesitan una respuesta contundente y detallada.

Parece que la irrupción de la extrema derecha en las instituciones andaluzas ha provocado una carrera entre los partidos del espectro de la derecha para ver quién hace las declaraciones más machistas. Si no tuvimos suficiente con la frivolización de la violencia machista (repitiendo hasta la saciedad mentiras sobre denuncias falsas, eliminando la palabra «mujeres» del organigrama del gobierno andaluz, sembrando dudas sobre si las cifras de hombres asesinados están ocultas, poniendo a la comisión de igualdad a un juez condenado por prevaricar con una sentencia arbitraria sobre el régimen de visitas de un menor en contra del criterio de la madre …), ahora vemos con indignación cómo se frivoliza con la libertad reproductiva de las mujeres. No nos sorprende el contenido de las declaraciones, pero sí que el PP no haya aprendido de sus errores: recordemos que en 2014 Ruiz Gallardón ya tuvo que dimitir por el rechazo generalizado a «su» ley del aborto, más restrictiva aún que la del 1985. Es posible, incluso, que no sea ningún error, sino un paso más en la escalada patriarcal furibunda para sacar votos a costa de recortar los derechos de las mujeres.

Pero examinemos las afirmaciones del político derechista con detenimiento para desmontar todas las falacias y mentiras:

1) Poner en la misma frase «aborto libre» y «en ciertos Supuestos» es decididamente tramposo y sólo puede tener como objetivo engañar a la ciudadanía para que crea que abortar es un acto inhumano y reprobable: ambos términos son contradictorios porque el aborto libre no tiene ningún supuesto. En España, el aborto es libre hasta la semana 14. A partir de la semana 14 y hasta la 22 sólo en casos excepcionales y graves (malformaciones o enfermedades en el feto que dificultan su viabilidad, enfermedades de la madre que ponen en peligro su salud o su vida, etc.) se puede interrumpir el embarazo, y siempre con el dictamen de un comité clínico formado por 2 especialistas en obstetricia y 1 en pediatría. O sea, a las ecografías de los casos extremos que hemos explicado ahora veríamos una imagen muy diferente de la que vio Pablo Casado de su hijo prematuro.

2) Decir que la baja natalidad en España está relacionada con el derecho al aborto es fruto de la voluntad inequívoca de mentir, ya que no hay ningún estudio ni cifra que apoye una estupidez como ésta. Si miramos datos tanto de organismos oficiales (Ministerio de Sanidad, Eurostat, la OMS) como privados (Guttmacher Institute, World Bank Open Data), vemos que el número de abortos está bajando en todo el mundo pero de manera muy acusada en los países «desarrollados» (con algunas excepciones tales como Polonia, Suecia y Luxemburgo) mientras que en los países en vías de desarrollo el descenso es menor. En cuanto a la natalidad, los datos de los países «desarrollados» son menores, mientras que las de los países en vías de desarrollo son mayores y van en aumento. Como podemos comprobar, pues, el aborto no está reñido con la natalidad ya que los países del mundo con más nacimientos es donde más abortos hay.

Dentro de la Unión Europea, España tiene la tasa de natalidad más baja de todas (1,3 nacimientos por mujer), mientras que Francia tiene la más alta de todas (1,96). Si miramos los datos de abortos, en España tenemos un recuento de 1,2 por cada 100 mujeres, mientras que Francia tiene 2. O sea, un país con más abortos tiene también más natalidad; y esto también ocurre en Suecia, que tiene 2,5 abortos por cada 100 mujeres (y tiene el aborto libre más extenso del mundo, hasta las 18 semanas). En resumen, la baja natalidad en España no tiene nada que ver con el derecho al aborto. Si algún partido tiene especial interés en que aumente la natalidad, debería proponer medidas como las que hay los países con más natalidad: ayudas económicas a las familias, crear una red pública de escuelas infantiles, implementar medidas de corresponsabilidad a las empresas públicas y privadas…

3) Las pensiones y la sanidad, entre otros bienes sociales, se sustentan con los impuestos. Según las estadísticas, España es el octavo de Europa en cuanto a recaudación, con un 5% menos de ingresos que la media europea y un 15% menos que quien más recauda, Francia. Paradójicamente, más del 50% de contribuyentes piensan que pagan demasiados impuestos. Y esto tiene una explicación: de todo el dinero que recauda el estado, el grosor es derivado del IRPF (que se ha convertido básicamente en un impuesto sobre las nóminas) y del IVA, que las empresas se desgravan. En 2017, los 193.950.000.000 recaudados, 140.690.000.000 (72,5%) eran por rentas del trabajo y del IVA, o sea, pagados por la clase trabajadora. Por el contrario, el impuesto de sociedades representó el 11,9% 23140000000. Es más, mientras que este impuesto en teoría es del 22%, resulta que las grandes empresas pagan sólo el 7%; así, las personas autónomas y las pymes son quienes más contribuyen.

La solución, pues, a la falta de dinero del estado para poder pagar las pensiones, la sanidad, la educación o los servicios sociales no es recortar el derecho al aborto, sino que haya un cambio en el sistema tributario para quien más tiene sea quien más contribuya.

Unimos estas estúpidas declaraciones al intento del gobierno murciano de incluir en una retrógrada ley de familia un artículo en el que nos llama a las mujeres “fracasadas” por ejercer libremente nuestro derecho al aborto reconocido en la Ley.

En conclusión, la Organización de Mujeres de la Intersindical denunciamos los intentos reiterados por parte de la derecha y la extrema derecha de recortar nuestros derechos, con excusas demagógicas, con manipulaciones burdas de la realidad y con la difusión de noticias falsas. No todo vale en política, Sr. Casado, señor López Miras.

Y las mujeres no daremos ni un paso atrás.

13 de febrero de 2019

#HACIALAHUELGAFEMINISTA

#8OMINTERSINDICAL

Categorías Comunicados Etiquetas , ,