LA REFORMA FISCAL Y LA CAMPAÑA ELECTORAL

Según la frase electoralista del Gobierno “los efectos positivos para los contribuyentes de la reforma fiscal ya se podrán aplicar en las nóminas de enero”, en 2015 son las municipales y autonómicas; a la vez que, como la propia Reforma Fiscal, es totalmente malintencionada pues busca esconder el verdadero fin, el cual es disminuir, aún más, la carga fiscal a las rentas del capital y a las grandes fortunas.

Parece que el Gobierno del Partido Popular pensando en el “bien general de la ciudadanía” ha elaborado esta reforma fiscal que ciertamente rebajará la contribución por IRPF en 2015. Pero, lo que no dice este Gobierno es que esta reducción del IRPF es ridícula, autentica calderilla para las pequeñas y medianas rentas, mientras que junto a las modificaciones del Impuesto de Sociedades y otros tributos será sustancial, de mucho dinero, para las rentas más altas.

 

Nos quieren embaucar diciendo que nos beneficiamos con la disminución de la contribución por rentas, pero nos ocultan que con esta reforma de los impuestos directos, donde cada cual contribuye según su capacidad, el Estado dejará de ingresar en torno a nueve mil millones de euros (9.000.000.000€), déficit de ingresos que en su mayor parte irá en beneficio de las grandes rentas pues se disminuye la tributación por rentas del capital, se baja el tipo impositivo por el impuesto de sociedades sólo a las grandes empresas, se reduce un 8% el gravamen de las rentas de más de 120.000€ al año, en un 13,5% a las de más de 300.000€, se gratifica con unos 12.000€ a las de más de 1.000.000€ etcétera.

También esconden cómo se tapará este agujero en los ingresos estatales, si disminuyen los ingresos por estos impuestos directos el Estado ha de procurar dinero por otras vías, como la de la congelación de sueldos a las empleadas y empleados públicos, con una pérdida de poder adquisitivo en los últimos años de más de un 30%; como el aumento de los impuestos indirectos, IVA, tasas, matriculación, gasolinas… Impuestos en los que todas y todos pagamos más, al margen de que nuestros sueldos cada vez valgan menos.

Este déficit de recursos económicos supondrá que el Estado desatienda aún más los Servicios Públicos, la sanidad, la enseñanza, a las familias sin ingresos, a las personas dependientes… Es decir continuarán con los recortes sociales y laborales como única solución posible.

En la divulgación de la Reforma no dicen las numerosas subidas que contiene y que afectan, como no, principalmente a las rentas salariales, se pasará a tributar por las indemnizaciones por despido improcedente, hasta ahora exentas, se reduce la deducción por alquiler de vivienda.

En definitiva, con esta Reforma Fiscal se hace propaganda electoral con falsos o insignificantes beneficios para la ciudadanía, mientras esconden como ahondan en el cambio del modelo de Estado Social por el de un Estado del Capital.

Intersindical Región de Murcia

Murcia, 30 de septiembre de 2014

Comunicado en PDF