LA CLASE TRABAJADORA PRIMERO.

COMUNICADO DEL PRIMERO DE MAYO. LA CLASE TRABAJADORA PRIMERO. PROTEJAMOS LOS SERVICIOS PÚBLICOS. ¡PLANTEMOS CARA!

El 1º de Mayo, día internacional de las trabajadoras y los trabajadores, se conmemora desde 1889 como una jornada reivindicativa del movimiento obrero mundial. No es una simple conmemoración. Es una acción que, en la Región Murciana, moviliza cada año a decenas de miles de personas para denunciar el desempleo y la precariedad laboral que en nuestra Región alcanza cifras dramáticas. Es un día de lucha contra las continuas pérdidas de poder adquisitivo y los recortes de derechos de sectores altamente precarizados como el agrícola, el de la hostelería o la restauración.

Este año se lleva a cabo en un momento de una gran complejidad para la sociedad y, en particular, para la clase trabajadora. Son, ahora mismo, las trabajadoras y trabajadores de nuestra Región que están en la primera línea de trabajo, asegurando los servicios sanitarios y todos los servicios públicos y sociales, la producción de bienes y servicios esenciales, los que nos permiten seguir hacia delante y combatir esta pandemia.

Acabar con la precariedad. Por la protección al empleo, los salarios y los derechos.

Esta crisis también ha dejado al descubierto cómo las actividades consideradas esenciales son en su mayoría trabajos precarios y mal pagados, poco o nada valorados en el mercado laboral. El trabajo de cuidados, la limpieza, la sanidad, supermercados, agricultura… son trabajos feminizados que se caracterizan por bajos salarios y precariedad. Pero también se ha visibilizado de una manera más evidente la enorme injusticia de aquellas trabajadoras y trabajadores que trabajan sin contrato, mayoritariamente migrantes, que hace que su situación se convierta en especialmente dramática debido a su especial vulnerabilidad. Exigimos que se reconozcan sus derechos y se proceda a su regularización inmediata.

Pero son también, las trabajadoras y trabajadores los que se ven más afectados por las respuestas políticas a esta crisis sanitaria, social y económica, por los despidos masivos, por los ERTE -tan vergonzosamente mal gestionados en nuestra Región que han dejado totalmente desprotegidos a miles de trabajadoras y trabajadores- o por el cuestionamiento de las necesarias medidas de carácter sanitario y social. Los Gobiernos, del Estado y de la Región, deben aprender de los errores del pasado y evitar, a toda costa, las respuestas políticas desequilibradas y todas aquellas medidas que no protejan el empleo, los salarios y los derechos.

Impulso hacia un nuevo modelo productivo y social.

Esta crisis sanitaria ha paralizado muchos sectores productivos y nos ha obligado a confinarnos en nuestras casas para frenar el contagio del COVID-19. Es un hecho que esto ha tenido su repercusión en el medio ambiente y nos ha hecho testigos de la recuperación de ecosistemas que llevaban décadas sufriendo la degradación ambiental. La respuesta política a esta crisis económica y social debe servir para impulsar en nuestra Región una transición hacia modelos productivos más sostenibles, la restauración y conservación del patrimonio natural como el Mar Menor o la Bahía de Portmán, el fomento de una movilidad sostenible o el impulso del uso de las energías renovables, entre otras cuestiones.

Las excepcionales circunstancias que vivimos nos obligan a renunciar a las tradicionales manifestaciones y actos multitudinarios de hermandad y lucha. Esto no impide que sigamos reivindicando, con más fuerza si es necesario, lo que en derecho nos corresponde: trabajar para vivir con dignidad en una sociedad libre, igualitaria, justa, solidaria e inclusiva.

Plantemos cara a los recortes y la precariedad laboral.

Hoy, como siempre, la Intersindical Región Murciana está defendiendo la salud y los derechos de la clase trabajadora y los sectores populares; está luchando por el empleo, por la mejora de las condiciones laborales y los salarios. Hoy, como siempre, estamos en primera línea para defender los servicios públicos.

Porque las trabajadoras y trabajadores de la Región Murciana constituimos la mayoría social. Somos imprescindibles para el sostenimiento de cualquier sistema de organización social como ha vuelto a demostrar esta crisis. Por tanto, tenemos la legitimidad para decir que la clase trabajadora va primero; que su protección debe constituir la prioridad de los diferentes gobiernos y administraciones en la planificación de la salida de la crisis y que plantaremos cara para que así sea.

Plantaremos cara a los discursos neoliberales que piden el despido libre, el rescate público del sector privado sin ninguna contrapartida, la bajada de impuestos, el debilitamiento del Estado, los recortes en los servicios públicos o la protección social; como también lo haremos si se cede al chantaje de los poderes fácticos. Como clase trabajadora no vamos a quedarnos quietos, no vamos a dar ningún paso atrás; al contrario, queremos caminar y avanzar hacia una sociedad más libre, igualitaria, justa, solidaria e inclusiva y nadie nos detendrá.

PISAREMOS LAS CALLES NUEVAMENTE. Y LO HAREMOS CON FUERZA.