Ante las Elecciones Generales del 26 de junio

Finaliza una legislatura breve sin cambios y con nuevas elecciones
Necesitamos que se reviertan políticas nefastas y austericidas

 

El próximo día 26 de junio se celebran Elecciones Generales en el Estado Español tras meses de callejón sin salida y de prolongación de una infame legislatura donde, la Clase Trabajadora y la Sociedad en su conjunto, hemos sufrido las políticas de un Gobierno sometido a los designios del Mercado y de la Troika. Un gobierno en funciones más preocupado de saciar los apetitos de la oligarquía dominante y de recortar derechos y libertades, que en atajar la precariedad, la pobreza y la corrupción.

Con la excusa de una crisis de la que eran responsables los poderes financieros y las injustas políticas que alimentan al capitalismo, hemos vivido el más terrible retroceso social de la historia reciente.
Todo comenzó por la aprobación de la reforma exprés de la Constitución que, con el cambio clave del Artículo 135 en 2011, otorga prioridad absoluta al pago de una deuda ilegítima por encima de cualquier otra consideración de gasto social, servicio o protección de la población. Con dicho artículo la Constitución de 1978, quedaba plenamente desvirtuada y dejamos de ser Estado social y democrático de Derecho, para ser un Estado al servicio de los intereses financieros de especuladores y multinacionales, donde la soberanía ya estaba en manos de la Comisión Europea.

Así, el Gobierno del PP en funciones ha conseguido tras esa reforma exprés aprobar con su rodillo leyes orgánicas y baterías de normativas, que hacen pagar la crisis a quienes no la generaron, a las trabajadoras y a los trabajadores, a autónomos, a las pequeñas y medianas empresas, mientras que las grandes corporaciones empresariales, la banca y el mundo financiero en general, auténticos artífices de esta gran estafa, convertían “su crisis” en oportunidades.

Con el PP en el gobierno se inyectaron ingentes cantidades de dinero público para rescatar a la banca, que con sus leyes eran de facto un rescate al Estado. Así, los “defensores del ahorro”, han hecho crecer en su legislatura infame una deuda pública del 85% del PIB (890.726 millones de €) al inicio, hasta 100% del PIB (1.081.327 millones de €) en febrero de 2016 con su gobierno en funciones, que con el desarrollo del 135 convierte la deuda privada de unos pocos en deuda pública para que la paguemos con recortes.

Contando además con la connivencia del fondo común europeo que representa el BCE, que se nutre de las aportaciones económicas de los diferentes estados, prestaba dinero a los bancos a un exiguo 1% para que comprasen deuda pública; o sea, dando créditos a esos mismos estados al 6%, mientras las grandes fortunas se hacían cada vez eran más ricas, mientras se amnistiaba a los grandes defraudadores fiscales, mientras proliferaban escandalosos casos de corrupción salpicando toda la geografía del Estado.

Mientras ocurría todo esto, la Clase Trabajadora veíamos recortar nuestros derechos y nuestros más elementales medios de vida. Mientras todo eso sucedía, durante estos cuatro años negros y su gobierno en funciones, se han alcanzado los 6 millones de personas sin empleo que no contabilizan en las estadísticas porque se han marchado,
más de tres millones han alcanzado la pobreza extrema, cientos de miles de familias han perdido sus casas sin alternativa habitacional, los contenedores de basura de los supermercados se colapsaban de personas buscando algo que comer, las personas migrantes perdían su derecho a la asistencia sanitaria, se recortó en Sanidad, en Educación, en Dependencia, en Transporte, en Servicios Públicos, en prestaciones por desempleo, en Salarios, en Derechos y Libertades, en Democracia.

Y todo ello justificado por la enorme estafa que escondía la llamada crisis. Una estafa con el único objetivo de reestablecer las diferencias entre clases sociales, resituar al 90% de la población en un umbral vital mínimo, aumentando las diferencias entre ricos y pobres, retrocediendo en los derechos democráticos y estableciendo un nuevo orden social al servicio de las grandes fortunas y de los económicamente poderosos.

Por todo ello, desde la Confederación Intersindical, consideramos que las Elecciones Generales del 26 de junio no son unas elecciones más, deben ser el punto de inflexión para paralizar la ofensiva capitalista en que estamos inmersos, rompiendo con las dinámicas impuestas desde la Troika e impulsando el germen de una nueva realidad en el conjunto de Europa, y hacemos un llamamiento a los partidos políticos que concurren a las elecciones para que sitúen esta cuestión como prioritaria a partir del 26 de junio.

Secretariado Confederación Intersindical
10 de junio de 2016