Escuela Intersindical 2019

Una Escuela Intersindical, una sonrisa

Porque queremos compartir esta magnífica experiencia de nuestra Escuela Intersindical 2019

Cuando se preparan Escuelas Sindicales todo es bastante frenético: buscar ponentes, buscar local y fechas, decidir sobre qué se quiere trabajar… Porque el formato de Escuela Sindical de la Intersindical-RM no solo pretende formar a quienes tienen responsabilidades, sino también –y sobre todo– generar un marco de diálogo y debate que posibilite espacios de trabajo para toda la afiliación en temas de perfil sociopolítico que atañen a todos los sindicatos que componen la Intersindical.

Por eso empezamos por el ¿Quiénes somos? Porque sabemos que somos un lío de nombres y de siglas, que para quien no conoce el sindicato a veces resulta algo caótico. Por eso recordamos que fueron las asambleas de maestras y maestros quienes conformaron la UCSTE, luego STES, desde los Movimientos de Renovación Pedagógica que recogieron, a finales del franquismo, las propuestas de la II República, de la ILE, de la Escuela Moderna y la Escuela Nueva.

Será con el surgimiento de las Comunidades Autónomas cuando nuestro perfil territorial se asiente definitivamente, cuando cada STE pasará a ponerse su nombre, como el STERM en la Región de Murcia. Será también en este momento cuando empiecen a crearse las Intersindicales, que sumarán en cada territorio a otros sindicatos con nuestro modelo: de clase y asambleario. Primero serán las compañeras y compañeros de los Servicios Públicos, después el Sindicato Ferroviario.

La Organización de Mujeres y la Asociación de Personas Jubiladas y Pensionistas completan nuestra organización, que se coordina a nivel estatal en la Confederación Intersindical. Porque con toda nuestra diversidad y diferencias entre sindicatos y territorios, nuestros objetivos son los mismos: luchar para mejorar las condiciones de vida de trabajadoras y trabajadores y, por tanto, por cambiar el sistema –por eso somos un sindicato de clase–, asambleario, feminista, ecologista, internacionalista, intercultural, reivindicativo, plural, laico y radicalmente democrático.

Porque para conseguir ese otro mundo posible donde haya una igualdad real, donde la pobreza esté erradicada, donde la vida de todas las personas y de todos los seres vivos sea una vida digna en un planeta sano, donde quepamos todas y todos, con nuestra diversidad, una organización como la nuestra es imprescindible.

***

Con estos fines, nuestra organización no puede quedarse al margen de los principales temas que agitan a las fuerzas sociales y la movilización. Por eso la emergencia climática, la interculturalidad, el feminismo y la igualdad han sido los tres ejes sobre los que se ha desarrollado la Escuela este año 2019 en la Casa Grande de Coy (Lorca).

Nos planteábamos cómo llevar a cabo nuestra acción sindical ante la emergencia climática, y las propuestas que se van a llevar a cabo se plasmarán en un Área de Medioambiente coordinada a nivel estatal, para dar respuesta a una lucha ineludible por su urgencia y por la trascendencia que tendría no conseguir nuestros objetivos. El 27 de septiembre fue la Huelga por el Clima y las calles se llenaron de jóvenes, muy jóvenes, que gritaban que no hay planeta b. Nuestro trabajo será denunciar, concienciar y proponer. Denunciar las temperaturas extremas, la nula conciliación entre lugar de residencia y centro de trabajo, la falta de apoyo al transporte público y a las iniciativas como “Al cole caminando” o “Al cole en bici” o a la bioclimatización de los centros de trabajo, la contaminación que sufrimos (en las ciudades, por amianto, por químicos, por quemas…). Concienciar de la necesidad de no contaminar, de reutilizar y reciclar, del uso de “plásticos cero”, del consumo de productos de cercanía y de temporada, de compartir vehículo o utilizar el transporte público o la bici para llegar a los centros de trabajo… Y proponer a la Administración medidas concretas para conseguir unas ciudades más habitables que además, permitan reducir los efectos del cambio climático, que tan devastadores son y serán en nuestra Región y en el planeta.

***

Cuando preparamos la Mesa Redonda sobre interculturalidad: “Nuestra gente: hablamos de inmigración” en colaboración con las compañeras y compañeros de Convivir Sin Racismo, queríamos remover conciencias y darnos herramientas para responder a los discursos de odio que se están vertiendo contra “el otro” –ya sea migrante, feminista, lgtbiq–, pero no éramos del todo conscientes de la dura realidad con la que nos íbamos a encontrar.

Cuando en 2001 mueren en un accidente camino del trabajo 12 inmigrantes en Lorca, las protestas y los encierros por sus condiciones de trabajo y de vida se extendieron por todo el Estado, en cuatro meses se consiguió la regularización de miles de “sin papeles”, la conciencia social y la solidaridad se consolidaban. Después de años de lucha las más jóvenes no confían ya en las instituciones, que han permitido que sigan existiendo los CIES con unas condiciones inhumanas, que miran hacia otro lado cuando llegan las pateras sin ninguna voluntad de salvaguardar los derechos de quienes vienen, ni cumplir nuestros compromisos internacionales, que abandonan a menores no acompañados (MENA) al discurso irracional de la extrema derecha, que la Sanidad Pública siga sin ser universal –pese a la nueva Ley de 2018, miles de personas quedan fuera de la atención sanitaria–, esto sumado a la externalización de los servicios de acogida y acompañamiento, bien a través de ONGs, bien a través de empresas privadas. Un jarro de agua fría, cuando muchas veces nos tenemos que dedicar a desmentir los bulos sobre emigrantes, porque como nos decía Isa Navarro: “no hay ninguna ayuda por ser inmigrante, sino por ser pobre”.

¿Qué salió de esa Mesa redonda? Pues un compromiso claro por no dejar que entre todas las luchas, esta lucha quede diluida, porque todo se entreteje en ese camino para hacer un mundo más justo. Así que con la mirada puesta en nuestro compañero Manuel Larios, en su memoria y en homenaje a su enorme trabajo dentro de la Intersindical y de Convivir Sin Racismo, nos hemos comprometido a trabajar juntos para elaborar materiales de atención al público, materiales didácticos, textos de análisis y, sobre todo, a que sea la comunidad educativa la que nos diga qué se hace en los centros para trabajar la interculturalidad.

***

Nuestro sindicato es feminista, lo reivindicamos en todos los espacios –desde las mesas de negociación hasta la acción sindical en centros de trabajo–, en la Intersindical hay paridad, negocian mujeres, nos formamos en feminismo y nos posicionamos ante las grandes convocatorias, como venimos haciendo desde 2017 dando cobertura a quienes quieren secundar la huelga feminista del 8 de marzo. La Organización de Mujeres tiene un perfil muy alto en el trabajo estatal e internacional (Informe Sombra, Beijing, CEDAW) y se responsabiliza de nuestra política y acción sindical en todo lo referente a la igualdad real, la coeducación y, por supuesto, la no discriminación en el ámbito del trabajo.

En esta Escuela Intersndical 2019 hemos diferenciado dos espacios: “La ‘culpa’ es de la culpa” y” Los hombres ante la igualdad, una oportunidad de cambio”. Revisar los mandatos de género, despojándolos de sus efectos más perjudiciales sobre hombres y mujeres sería el eje común de estos dos talleres. Al menos esa fue la conclusión a la que llegamos al final de la tarde, cuando pusimos en común lo que habíamos aprendido.

Cómo el estereotipo femenino y el rol abnegado de la imagen ideal de mujer-madre consiguen hacernos enfermar, porque nunca se llega a todo, porque siempre te sientes culpable, porque tienes que, tienes que, tienes que… en un mundo donde la medicina no tiene sesgo de género, donde las enfermedades “femeninas” no se estudian, donde las mujeres se sobremedican con antidepresivos y ansiolíticos porque todos los dolores y las angustias “están en la cabeza” según la medicina androcéntrica, que ni siquiera sabe distinguir los síntomas cuando es a una mujer a quien le da un ataque al corazón. Un resumen de por qué la ‘culpa’ es de la culpa.

Cómo se conforma el patriarcado y cómo genera una sociedad binaria en la que la masculinidad se construye como negación de “lo otro”, lo femenino, que pasa a ser peyorativo y negativo. El feminismo nos permite analizar cómo esta división es artificial y cultural y en esa búsqueda de la igualdad, nos permite reconciliarnos con esas “dos caras de la misma moneda” que son lo considerado masculino y lo considerado femenino. Una revisión que se convierte en una oportunidad para cambiar y liberarse de la tiranía de una masculinidad tóxica, agresiva y, a veces, absolutamente incapaz de comunicar(se) y desconectada de las emociones y la empatía.

***

Este año llegamos a la Escuela InterSindical 2019 pensando que quizá habría que cambiar el formato y hacer formaciones más cortas, que no implicaran quedarse a dormir, que no fueran un fin de semana… pero la experiencia ha sido tan buena, tan intensa, con tantas propuestas y tanto trabajo en equipo, tantas risas y grandes conversaciones, que parece que tendremos que repetir el año que viene. Porque en la Escuela Sindical de la Intersindical-RM se tiene también muy en cuenta que nuestro sindicalismo se sostiene también sobre las relaciones humanas, y estos días de convivencia, no tienen precio. Por eso, qué bien el lema de nuestro Congreso: “Tejiendo redes”.

Categorías Noticias, Nuestro sindicato Etiquetas