UNA PLATAFORMA DIGITAL PÚBLICA QUE EVITE LA PRIVATIZACIÓN

STERM-i REIVINDICA UNA PLATAFORMA DIGITAL EDUCATIVA PÚBLICA QUE NO GENERE DEPENDENCIAS DE EMPRESAS PRIVADAS.

Desde el sindicato insistimos en evitar las privatizaciones de servicios educativos y garantizar una Plataforma Digital Educativa Virtual para toda la comunidad educativa de la Región.

El cierre de los centros escolares debido a la pandemia de Covid-19 ha señalado, con más intensidad si cabe, algunas de las carencias del sistema educativo murciano. La ausencia de plataformas educativas de titularidad pública capaces de atender a todas las necesidades de la educación telemática ha supuesto que el profesorado haya tenido que acudir a una amplia variedad de aplicaciones privadas para poder conectarse con su alumnado. Ni Plumier XXI, ni Anota ni Aula Virtual, ni Mirador han respondido para dar respuesta a todas las necesidades educativas, tal y como se lleva denunciando desde hace años sin que Educación haya puesto en marcha ningún plan de refuerzo efectivo.

En el sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza de la Región de Murcia, STERM Intersindical, consideramos que esto en la práctica ha supuesto, en primer lugar, un gran caos al no contar con los recursos necesarios para hacer esta rápida transición entre la enseñanza presencial a la virtual y, en segundo lugar, ha puesto en una situación de exposición de la privacidad y de vulnerabilidad de los datos personales a un gran número de docentes y estudiantes. 

El Plan Integral de Digitalización del Sistema Educativo Regional (PIDSE) propuesto por el Gobierno Regional en el Pacto por la Reactivación Económica y Social que contempla 6 millones de euros para su desarrollo en 2020 y 2021 no puede servir para engrosar las cuentas de empresas privadas sino que se debe apostar por el desarrollo y gestión pública de una Plataforma digital online de educación pública de calidad que evite que empresas privadas puedan obtener, controlar y vender datos de miembros de la comunidad educativa.

Puertas abiertas a las empresas y cerradas al impulso de contenido propio

En este sentido, hemos criticado la decisión de la Consejería de Educación de firmar un acuerdo con el Grupo Planeta para facilitar la cesión “gratuita” de soluciones educativas digitales. Un acuerdo sobre el que no hay ningún tipo de información pública al respecto de las condiciones fijadas, y en el que cuestionamos el ánimo “filantrópico” o desinteresado de esta medida que permite a esta empresa llegar de manera directa a los miles de docentes de la Región. Un compromiso que además se vincula con otras empresas privadas que favorecerían la difusión de estos recursos digitales como son G-Suite, de Google, y Microsoft Teams.

Además, denunciamos la falta de apoyo de la Consejería de Educación para poner en valor el trabajo y la creación del profesorado murciano. Hay miles de docentes desarrollando una gran labor, creando materiales muy originales, atractivos y adaptados al contexto y a la realidad de nuestra Región a los que no se le está reconociendo su compromiso. En lugar de desarrollar plataformas útiles para promover las redes de cooperación entre el profesorado o impulsar el desarrollo de contenidos propios por parte de docentes con muchos años de experiencia en las aulas murcianas se están abriendo las puertas para que las empresas privadas, con claros intereses lucrativos en el negocio de la educación, entren de lleno en los centros públicos.

Prevención de la adicción a las pantallas

Desde el sindicato defendemos que la Consejería de Educación debe mantener su compromiso con la enseñanza en papel tradicional y que esta se pueda complementar -en ningún caso sustituir- con la educación online. Nuestro portavoz, Fernández, insiste en que “se debe permitir que todo el alumnado acceda a la lectura en papel y se eviten todas aquellas medidas que favorecen la adicción a las pantallas de niñas, niños y adolescentes. Esta no es una cuestión menor puesto que cada vez se registra una mayor incidencia de jóvenes que muestran altos grados de adicción a las pantallas en su vida diaria (móviles, tablets, ordenadores, consolas, televisión…). Tenemos la responsabilidad de enseñar a nuestro alumnado a interactuar con el mundo digital pero no podemos convertirlos en personas dependientes o, peor aún, adictas a las pantallas”.