STERM TEME QUE EL CARÁCTER ANTIDEMOCRÁTICO DE LA LOMCE IMPREGNE EL DESARROLLO DE LA LEY DE AUTORIDAD DOCENTE

Considera peligrosa la hiperlegislación y advierte contra el uso dictatorial del principio de veracidad.

STERM INTERSINDICAL pide a la Consejería de Educación que se digne de una vez por todas a poner las cartas sobre la mesa en los grupos de trabajo. No es de recibo  encontrarse en los medios con la noticia de cómo se va a desarrollar la ley de autoridad docente en aspectos como el principio de veracidad; cuando el grupo de trabajo que ha de abordar esas cuestiones se limitó prácticamente a analizar los pormenores de una póliza de seguros.

Para STERM, la tendencia al secretismo de la Administración dificulta cualquier tipo de aproximación en posturas de por sí alejadas y demuestra la nula disposición de la Consejería a propiciar la participación de los y las profesionales de la educación en el rumbo que toma el propio sistema educativo.

Al hilo de lo aparecido en algunos medios de comunicación, STERM INTERSINDICAL teme que el carácter antidemocrático de la LOMCE impregne el desarrollo de la Ley de Autoridad Docente, estableciendo un sistema jerárquico de relaciones entre profesionales que elimine de un plumazo la resolución democrática de posibles conflictos.

Este sindicato rechaza la tentación en la que parece haber incurrido Pedro Antonio Sánchez de hiperlegislar para eliminar cualquier resquicio de democracia interna en los centros educativos y socavar, paradójicamente, la autoridad docente ‘bien entendida’.

Desde STERM insistimos en que la legislación vigente es suficientemente clara y que no es preciso aprovechar un desarrollo exagerado de la misma para apostar por una educación del control y la sumisión.