STERM INTERSINDICAL VUELVE A DENUNCIAR LA AUSENCIA DE VOLUNTAD NEGOCIADORA DE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN

La ausencia continuada del titular de la Consejería, Pedro Antonio Sánchez, en los distintos ámbitos de negociación y el desprecio por las aportaciones de las organizaciones sindicales, motivan que STERM haya abandonado la Mesa Sectorial de Educación.

Este sindicato considera que los temas que figuraban en el orden del día de la Mesa Sectorial convocada para el día de hoy (oposiciones, vacantes del concurso de traslados, puestos y centros docentes de atención educativa preferente y la evaluación del sistema educativo) tienen la importancia suficiente para haber sido abordados con un mínimo de voluntad negociadora, voluntad  que este sindicato ha echado en falta.

En unos casos no se ha respetado el  trabajo que se ha venido realizando desde hace tiempo, ya que en las propuestas presentadas no se recogen las aportaciones  de las organizaciones sindicales e incluyen aspectos que fueron retirados en el transcurso de la negociación. En otros se presentan documentos tras haber realizado apenas una sesión del grupo de trabajo, en la que no fue posible realizar aportaciones.

Por otra parte tenemos constancia de que el Consejero de Educación existe gracias a sus innumerables apariciones en prensa,  ya sea para publicitar sus programas estrella o para recibir premios por su apoyo a la concertación.

Ya ni recordamos cuando fue la última vez que el titular de la Consejería de Educación se sentó a una mesa de negociación, ni en el ámbito sectorial de educación ni tampoco en el ámbito de la Mesa General de negociación. Para este sindicato esta es una clara muestra del interés que le merece a Pedro Antonio Sánchez la negociación con las y los representantes de sus trabajadoras y trabajadores.

Este sindicato, que ha venido mostrando repetidamente su compromiso con la negociación, participando en los grupos de trabajo y realizando múltiples aportaciones con ánimo constructivo, no está dispuesto a seguir colaborando en esta pantomima mientras que desde esta Consejería no se demuestre un mínimo talante negociador.