STERM INTERSINDICAL vuelve a criticar el afán segregador de la Consejería.

 

Pide que las pruebas de diagnóstico no sirvan para elaborar rankings de centros.

Afirma que los resultados de las evaluaciones internas han de servir para solucionar problemas, no para generarlos.

La realización por parte de la Consejería de Educación de las pruebas de diagnóstico correspondientes al presente curso escolar ha motivado las críticas de STERM INTERSINDICAL que considera que deja las puertas abiertas a la elaboración de rankings de centros. Según esta organización, dicho ranking sólo acrecentará las desigualdades y no servirá para solucionar los problemas del sistema educativo.

Este sindicato ha denunciado reiteradamente el afán segregador que se esconde bajo el empeño de Pedro Antonio Sánchez de hacer públicos unos datos de manera que se va a permitir la elaboración de listados comparativos de colegios e institutos; implantando en la región a toda prisa lo peor de una ley de por sí nefasta como la LOMCE.

 

Para STERM INTERSINDICAL el acceso que hasta la fecha se ha tenido a los resultados de este tipo de pruebas es suficiente para servir de base a la solución de los problemas que puedan detectarse; y señala que es la propia Consejería de Educación la que no quiere afrontar los mismos porque se vería obligada a asumir que dichas soluciones pasan también por incrementar los recursos humanos y materiales.

En ese sentido STERM INTERSINDICAL critica la obsesión de la Consejería por la mera comparación de centros e insiste en pedir al Consejero que renuncie públicamente a la elaboración de cualquier tipo de ranking o a publicar los datos que lo faciliten; y se centre en lo que verdaderamente importa, que es la defensa de la escuela pública y su mejora día a día.

Esta organización lamenta igualmente que el Consejero se recree en la palabra trasparencia cuando en realidad practica el mayor de los oscurantismos. Por eso STERM critica que el acceso a la información no se extienda a los informes sobre la dotación de los centros o el estado de los mismos; los retrasos en el pago de lo que se adeuda; la financiación que recibe la enseñanza concertada; los acuerdos con entidades privadas como la consultora McKinsey; la evaluación de los programas específicos, como el de enseñanza bilingüe; los datos de escolarización de nuestra Región; entre otros aspectos.

Por otro lado STERM considera que las propias pruebas, tal y como están concebidas, son cuestionables en su formato y planteamiento; e incluso en algunos aspectos son claramente discriminatorias, además de que menosprecian la elección de idiomas distintos al Inglés como primera lengua extranjera a cursar.

A ello añade que el cuestionario remitido a las familias para determinar el Índice Socio Económico y Cultural de las familias es, por un lado, deficiente; y por otro recoge datos que, esta organización, espera sean tratados con mimo, por lo que recuerda a la Consejería que ella también está sujeta a la normativa vigente sobre protección de datos personales.