carta

STERM INTERSINDICAL PIDE RESPONSABILIDADES POLÍTICAS POR LA CARTA ENVIADA A LOS CENTROS EDUCATIVOS CON RESPECTO A LA EVALUACIÓN

STERM Intersindical, al igual que el resto de trabajadoras y trabajadores de la enseñanza de esta Región, nos hemos quedado atónitos con el contenido de la carta enviada por el Director General de Calidad Educativa y Formación Profesional a los centros educativos de educación primaria.

Este sindicato ya denunció el curso pasado, cuando empezó a implantarse la LOMCE, el caos que se generó en los centros educativos. Es más, en la primera Mesa Sectorial (con la nueva Consejera de Educación y donde casualmente estaba este Director General) celebrada el pasado 8 de octubre, nuestro sindicato ya trasladó los problemas que supondría implantar la LOMCE en la Región cuando en esa fecha ni siquiera se había publicado la orden de evaluación de secundaria, que había mucho desconcierto por parte del profesorado e incluso de las familias y alumnado. La respuesta de la administración fue que los plazos de la LOMCE había que cumplirlos y que la orden de evaluación se publicaría en breve. Se publicó varias semanas después cuando las tutoras y tutores habían hecho sus reuniones de principio de curso con las familias y donde poco le pudieron hablar de la evaluación.

Ahora, una vez que los centros han hecho la tarea, a pesar de no creer en ella, por imposición de la Consejería de Educación y sin apoyo por parte de la misma, es cuando aparece este señor a decirnos que todo ha sido “una interpretación muy sui generis de la normativa de evaluación vigente, es decir, de la evaluación por estándares”.

Una interpretación que ha llevado a la Consejería de Educación a planificar y ejecutar 230 actividades sobre la utilización de Anota a través del CPR con el consiguiente esfuerzo de profesorado, asesores, ponentes y gasto de la Consejería de Educación. Una interpretación que se trasladó directamente a los equipos directivos de los centros educativos y éstos al profesorado, que perdió su tiempo intentando cumplimentar la programación docente en un programa que no estaba terminado y que provocó numerosos fallos y pérdidas del trabajo. Una interpretación que todavía se puede bajar de la página de la Consejería de Educación en forma de Manual de Evaluación y Manual Anota.

Después de esta misiva de “buenismo” por su parte. ¿Dónde quedan los acuerdos de Claustro en la decisión del uso de Anota? ¿Dónde queda el perfil competencial?¿Dónde queda el punto 3 del artículo 23 de la orden de 20 de noviembre de 2014 que regula la organización y la evaluación en la C.A.R.M. que dice: “De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 26.4 del citado decreto, los referentes para la comprobación del grado de adquisición de las competencias serán los criterios de evaluación y los estándares de aprendizaje evaluables que figuran en los anexos I y II del mismo, pudiendo usarse diferentes instrumentos para registrar los resultados de los alumnos”. Y ¿dónde queda el artículo 26.6 del mismo decreto que dice: “Sin perjuicio de que la evaluación deba contemplar la totalidad de los estándares de aprendizaje de cada área, el equipo docente tendrá en especial consideración aquellos estándares que se estimen básicos o esenciales en cada curso”.  ¿Cómo es posible tanta incongruencia?

Sepa, Señor Director de Calidad Educativa y Formación Profesional que el profesorado de esta Comunidad no se merece el desprecio que usted y su equipo muestran hacia la profesionalidad y el trabajo docente, que se tiene que someter a sus dogmas ideológicos siempre en detrimento de la escuela pública. Que en este caso las maestras y maestros, profesoras y profesores, han demostrado mucha más competencia profesional que la suya, llevando a cabo una tarea que, a día de hoy, no solo no ha beneficiado a nadie, sino que se ha cargado definitivamente la atención a la diversidad que tan bien llegó a funcionar en nuestra Región.

Sepa que la opinión pública merece saber que es posible que los responsables del alto fracaso escolar, que no dudan en difundir a bombo y platillo para justificar sus incongruencias, no es el profesorado, sino los pésimos gestores que dirigen la educación de nuestra Comunidad.

Es usted, Consejera de Educación, como máxima responsable de este ámbito en nuestra comunidad, la persona que debe asumir políticamente la situación caótica generada en muchos de nuestros centros con motivo de esta carta. Por todo ello pedimos su dimisión inmediata.

¡QUE SE VAYAN!

Os animamos a que respondáis al Director General expresando vuestra indignación con vuestras propias palabras o con estos modelos

.

Tags:


Default

Default