STERM DEMANDA UNA BAJADA DE RATIOS POR AULA

STERM INTERSINDICAL DEMANDA A EDUCACIÓN UNA BAJADA DE RATIOS PARA UNA VUELTA A LOS CENTROS EDUCATIVOS SEGURA E INCLUSIVA.

La actual situación de la educación como consecuencia del Estado de Alarma es una razón más para disminuir el número de estudiantes por aula.

La reducción de la ratio de alumnado por aula es una demanda sobre la que desde el sindicato hemos insistido en todos aquellos espacios de interlocución con la Administración, tanto estatal como regional, y desde el mismo inicio de los recortes. La masificación en las aulas, la reducción de las plantillas del profesorado y el empeoramiento de las condiciones de la atención a la diversidad son consecuencias de la política de recortes que se ha mantenido durante casi una década en nuestra Región.

La bajada de ratio por aula repercute positivamente en la labor educativa y aumenta las posibilidades de una atención más individualizada. La situación generada por el COVID-19, nos pone encima de la mesa, de una manera mucho más urgente, la imperiosa necesidad de reducir el número de alumnado por aula. Debemos abordar un plan de recuperación educativo que debe ser ambicioso y debe contar con recursos suficientes. De lo contrario, las consecuencias para nuestra Región serán incalculables.

Medidas concretas para mitigar los efectos de la pandemia sobre la educación

Es innegable que las condiciones de la educación telemática conllevan un incremento de la desigualdad educativa que se acentúa en aquellos casos de estudiantes provenientes de entornos socioeconómicos desfavorables. La “brecha social” preexistente se ve ensanchada en estos tiempos por la suma de una “brecha digital” que plantea numerosos e importantes retos para los que las Administraciones Públicas deben estar preparadas.

Por todo ello, consideramos que sería una irresponsabilidad de la Consejería de Educación no implementar medidas educativas que permitan construir escenarios de vuelta a los centros educativos realmente inclusivos y con recursos suficientes para que ningún estudiante se quede atrás. La Administración debe realizar un esfuerzo para mitigar los efectos de la pandemia sobre la educación y poner la salud de las personas por encima de cualquier consideración. Por ello se hace imprescindible una bajada significativa del número de alumnas y alumnos en las aulas de la Región.