RIESGOS DE LAS QUEMAS AGRÍCOLAS

STERM INTERSINDICAL ANTE LAS QUEMAS AGRÍCOLAS INSTA AL SERVICIO DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES A QUE TENGA EN CUENTA LAS SITUACIONES DE RIESGO PARA LA SALUD DE DOCENTES Y ALUMNADO.

Con motivo de la próxima reunión del Comité de Salud, STERM Intersindical insta al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales de la Consejería de Educación a que tome en consideración las situaciones de riesgo para la salud de los docentes de la Vega Alta que suponen las quemas de pacas de paja en esta comarca.

Una práctica empleada para paliar los daños de las heladas que genera grandes nubes, como la del pasado  17 de febrero y en la que se superaron los niveles máximos de contaminación del aire permitidos durante 11 horas, provocando dolores de cabeza, irritaciones de garganta y hasta la necesidad de utilizar el conocido “Ventolín” para poder respirar con normalidad en personas que sufren enfermedades respiratorias.

STERM Intersindical recuerda que informes de la Dirección General de Calidad Ambiental y de Salud Pública (Consejería de Sanidad) exponen, bien a la claras, las consecuencias que la quema de pacas de paja tiene en la salud de las personas y para el medio ambiente. La inhalación de humo está detrás de numerosas enfermedades respiratorias, problemas cardiovasculares y cánceres de pulmón. Se estima que la exposición a partículas en suspensión puede reducir la esperanza de vida entre varios meses y dos años.

Por otro lado, la combustión de los bloques de paja produce dioxinas, que pueden ocasionar menor concentración espermática en varones expuestos cuando eran niños o lactantes, cambios en los niveles de hormonas tiroideas, efectos neurológicos en el feto por exposición durante el embarazo, niveles más bajos de testosterona, problemas reproductivos en mujeres, como menstruaciones más prolongadas y menopausia más temprana, diabetes y daños al sistema inmunitario o cloracné.

Por su parte, el informe realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) desaconseja el empleo de humo para combatir las bajas temperaturas, ya que no está demostrada su efectividad y por los daños tanto a la salud como al medio ambiente que puede llegar a ocasionar, además puede dificultar la visibilidad en poblaciones donde las plantaciones frutales están cerca de las carreteras y provocar accidentes de tráfico.

Los citados informes no solo desaconsejan estas prácticas, sino que incluso recomiendan su prohibición. Mientras dicha prohibición no llega por parte de las autoridades competentes, STERM Intersindical considera que el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales debe tomar las mediadas que sean necesarias para proteger la salud de los trabajadores y trabajadoras de la enseñanza, así como del alumnado, incluyendo el cierre de los centros educativos si fuese necesario.

Secretariado STERM-I

Categorías Comunicados