PRUEBA DE EVALUACIÓN FINAL DE 6º DE PRIMARIA

El consejo de ministros aprobó el pasado 27 de noviembre el real decreto que regula las características de la evaluación final de Primaria, que será externa, individual y censal.

STERM  Intersindical denuncia la persistencia del gobierno de continuar con la implantación de la LOMCE, pese a que existe una mayoría social y política claramente contraria.

Con esta prueba se someterá a niñas y niños de apenas 12 años a una situación de estrés injusta e inútil desde la perspectiva pedagógica, transmitiéndoles un modelo de educación basado en la superación de pruebas externas que serán las que marcarán los informes que irán constituyendo su expediente académico.

Consideramos que las reválidas son un mecanismo ineficaz que poco o nada tienen que ver con la calidad educativa y que en nada refuerzan la igualdad de oportunidades.

En el preámbulo del texto deja bien claras algunas de las consecuencias de la implantación de esta evaluación: servirán para definir las metas que el alumnado debe superar y serán una herramienta para abordar por parte del profesorado un cambio en la metodología de la enseñanza. Esto sólo se puede traducir de una manera: obliga al profesorado a centrar el proceso de enseñanza-aprendizaje en la superación de una prueba final, realizada por profesorado ajeno al alumnado y que deja en el olvido la formación global de la persona atendiendo a la diversidad y respetando los intereses y los procesos de maduración individuales.

Por ello, desde STERM Intersindical,  seguimos manifestando un NO rotundo a la LOMCE y exigimos su derogación para que no se sigan aplicando medidas como las reválidas y que no se menoscaben los principios democráticos que deben regir la Educación Pública. Es necesario más que nunca defender la calidad educativa y que se empleen los recursos económicos que conllevarán estas pruebas en revertir el progresivo deterioro provocado por los recortes educativos.

Categorías Comunicados