¿ PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS ?

LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA REGIÓN DE MURCIA HA PUESTO EN MARCHA UNOS PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS QUE NO RECOGEN LAS NECESIDADES REALES DEL SISTEMA EDUCATIVO Y DONDE NO SE HA CONTADO CON LA APORTACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES QUE REPRESENTAN A LAS TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DE LA ENSEÑANZA.

El proceso de Presupuestos Participativos 2018 abierto por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia considera que el bilingüismo es el elemento más importante a mejorar en el sistema de educación pública. ¿Se ajusta esto a la realidad de los centros educativos públicos de toda la Región? ¿Se ha contado con la opinión y propuestas de las trabajadoras y trabajadores de la educación? La respuesta es que NO.

Lo cierto es que estos presupuestos participativos parecen más un acto de propaganda y electoralismo que una herramienta de mejora del sistema educativo o de fomento de la participación ciudadana.

Estos presupuestos participativos no han tenido en cuenta la voz de los sindicatos como representantes de las trabajadoras y trabajadores de la enseñanza que tienen un importante papel que jugar en la construcción de un modelo educativo que supere las deficiencias presentes.

Desde STERM Intersindical queremos recordarle a la Administración Regional que la mejora de la Educación Pública va más allá del bilingüismo, proyecto estrella de la Administración con un resultado más que dudoso. En la actualidad los centros necesitan más inversión en mejora de las infraestructuras, una apuesta decidida por programas de atención a la diversidad con financiación suficiente que cubra las necesidades reales de los centros educativos y de su alumnado, o la mejora y actualización de los medios informáticos entre otras cuestiones.

Y, por supuesto, no olvidemos el vergonzoso lugar que ocupa la Región Murciana en la tasa de abandono escolar temprano con un 25,1%, solo adelantada por Islas Baleares, y que debería ser motivo suficiente para que la Consejería de Educación pusiera los recursos necesarios en aquellos programas dirigidos a reducir estos niveles inaceptables de abandono.

Estos presupuestos participativos, o bien demuestran un total desinterés por parte de la Administración Regional por escuchar las propuestas de las y los trabajadores de la enseñanza, o bien son un instrumento de manipulación de las partidas presupuestarias que responden a determinados intereses particulares, pero en ningún caso, al interés general y a la mejora del sistema público de educación.