POR UNOS CENTROS LIBRES DE AMIANTO

STERM APROBÓ EN SU XI CONGRESO UNA RESOLUCIÓN EN LA QUE MANTIENEN SU COMPROMISO EN LA LUCHA POR LA RETIRADA DEL AMIANTO DE LOS CENTROS EDUCATIVOS.

Desde hace más de una década STERM Intersindical ha instado a la Consejería de Educación a tomarse en serio la retirada de las cubiertas de fibrocemento de los centros educativos. Lo cual nos ha llevado no sólo a reivindicarlo en los diferentes espacios de negociación y en los Comités de Salud y Seguridad Laboral sino también en los propios juzgados y a través de nuestra participación en aquellos movimientos sociales que persiguen el objetivo común de tener centros educativos libres de amianto.

En el pasado XI Congreso STERM Intersindical renovó su compromiso con esta tarea mediante la aprobación por unanimidad de la siguiente resolución:

El XI Congreso del STERM Intersindical reafirma su compromiso en la defensa de la salud del personal docente que realiza su labor en los centros educativos públicos no universitarios de la región y en la exigencia de que los centros educativos sean espacios saludables y libres de amianto.

El amianto es un material mineral que se usaba sobre todo en las cubiertas de fibrocemento en la década de los 70 y 80. Mientras el amianto esté intacto no resulta peligroso para la salud, pero agotada su vida útil, de entre 30 y 35 años, puede empezar a descomponerse y a soltar fibras. Son estas fibras las que resultan peligrosas para la salud. Los asbestos, como también se conoce al amianto, pueden provocar cáncer de pulmón, laringe, asbestosis y mesotelioma.

En la actualidad se conocen más de 180 centros educativos públicos de la Región de Murcia que contienen amianto entre sus materiales de construcción. Una parte importante de estos centros ha superado ya el periodo que comprende su vida útil y, en algunos de ellos, las cubiertas de fibrocemento se encuentran deterioradas o en mal estado.

El XI Congreso del STERM Intersindical reitera a las Administraciones Públicas, y en especial a la Consejería de Educación con competencias directas en la eliminación de este material potencialmente cancerígeno, que es necesario que abandonen el inmovilismo de las últimas décadas y asuman las responsabilidades que les competen para garantizar la salud de las trabajadoras y trabajadores de la enseñanza y al propio alumnado.

Por ello, exigimos que lo antes posible se elabore un calendario de eliminación del amianto de los centros educativos públicos donde con carácter urgente se elimine el amianto en mal estado o cuya vida útil haya sido superada y que cuente con la financiación suficiente para que sean eliminados antes de 2024. Además, instamos a la administración a que este calendario sea consensuado con la comunidad educativa y sea en todo momento público y transparente.

Puedes descargar aquí la resolución completa y compartirla en tu centro de trabajo.