POR UNA ESCUELA PÚBLICA DE CALIDAD

EL XI CONGRESO DEL STERM REAFIRMÓ SU COMPROMISO EN DEFENSA DE UNA ESCUELA PÚBLICA DE CALIDAD PARA TODAS Y TODOS.

El XI Congreso del STERM Intersindical, En pie por la Educación Pública, luchando por el presente para transformar el futuro, se reafirma en la defensa de la educación pública gratuita, de inicio a término, laica, diversa, inclusiva y coeducativa. 

Un modelo educativo cuyo eje vertebrador tiene que sostenerse sobre la educación pública como un derecho social y colectivo, no individual, donde el derecho de niñas, niños y jóvenes a ser formados como personas críticas y reflexivas, donde su derecho a ser lo mejor que puedan llegar a ser no dependa de la zona en la que vivan, del nivel socioeconómico o cultural de sus familias.

Un modelo educativo donde el mejor centro educativo sea el más cercano, donde toda la comunidad educativa participe de la escuela, de ahí la enorme importancia de una verdadera participación democrática, de ahí la enorme importancia de la participación de las familias.

Un modelo educativo que proteja la escuela rural, que apueste con valentía por la educación infantil, por la formación profesional, por la formación de personas adultas y por la formación artística y de idiomas desde lo público.

Un modelo educativo que no deje a nadie atrás, donde el número de estudiantes en el aula se reduzca drásticamente y no se escatime en los apoyos necesarios para la atención a la diversidad.

Un modelo educativo que avance con determinación hacia los ODS 2020-2030 y que nos lleve a una inversión pública del 20% del gasto público en Educación, sin subvenciones para la empresa privada, sin externalizaciones, sin conciertos educativos. Basta de esquilmar lo que es de todas las personas para dárselo a unas pocas empresas.

Un modelo educativo donde el profesorado reciba la mejor formación -y no solo en la Universidad- sino a lo largo de los años, de ahí la importancia de repensar el modelo de acceso, de seguir defendiendo el cuerpo único, de facilitar las experiencias compartidas y de apostar por una renovación pedagógica que no suponga pagar aplicaciones, sino cambiar nuestra metodología para formar personas libres y responsables.

Un modelo educativo, finalmente, que nos permita construir un futuro en el que se eliminen las desigualdades, en el que la economía esté al servicio del planeta y de las personas, donde el cuidado de la vida sea el eje de nuestras ciudades, nuestros trabajos y nuestras políticas.

Aquí puedes descargar el comunicado completo y compartirlo en tu centro de trabajo.