MINISTRA: NO PONGA EN RIESGO LA SALUD DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

STERM SE DIRIGE A LA MINISTRA DE EDUCACIÓN PARA EXIGIR QUE NO PONGA EN RIESGO LA SALUD DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

El sindicato STERM, a través de la Confederación de STEs de la que forma parte, ha registrado el pasado 12 de mayo un escrito a la Ministra de Educación exigiendo que no se ponga en riesgo la salud de la comunidad educativa.

La Confederación de STEs-i, de la que forma parte activa STERM Intersindical, ha registrado este 12 de mayo, un escrito dirigido a la Ministra de Educación en el que exponemos la preocupación que la comunidad educativa tiene sobre la anunciada recuperación de la actividad lectiva presencial a partir del día 25 de mayo. La Región de Murcia se encuentra entre las Comunidades Autónomas que han anunciado su oposición a llevar a efecto dichas medidas excepto en lo que se refiere a la incorporación del alumnado de 2º bachillerato.

La reunión de la Conferencia Sectorial tendrá lugar este jueves día 14 y juntará a la Ministra con los Consejeros de Educación. Este encuentro puede suponer un nuevo motivo de discordia que ponga, una vez más, en entredicho la actuación de la Sra. Celaá en esta crisis que, lejos de aunar y consensuar posturas, produzca un nuevo motivo de discordia y tensión.

El anuncio de la posible reapertura de los centros educativos para atender determinados niveles a partir del próximo día 25 en las zonas sanitarias que pasen a la fase 2 parece querer transmitir a la sociedad una apariencia de normalidad que dista de ser real.

Volver a las aulas: más riesgos que beneficios

La reincorporación a la actividad de docencia presencial, en las actuales circunstancias, conlleva un indudable riesgo. Cuando se han establecido formas sustitutorias que, a pesar de la premura de tiempo con que han sido implementadas, garantizan la salud y la atención educativa, y cuando la hipotética reincorporación a las aulas lo sería para un escaso periodo de tiempo -apenas unas semanas-, someter al alumnado y profesorado a una nueva modificación en el desarrollo del curso, parece que va a traer más perjuicios que beneficios.

Abrir los centros con parte del alumnado de educación Infantil y Primera conlleva un riesgo sanitario evidente. La actividad en un aula no es comparable a la que se puede desarrollar en un supermercado, en un banco o en un bar. La actividad en los centros educativos la protagonizan niñas, niños y adolescentes y, la franja de educación infantil es la que mayor riesgo tiene de contagio ya que el contacto entre las niñas y niños con las profesoras es inevitable y necesario. Además, es inviable, en estas condiciones mantener la enseñanza a distancia y la presencial de manera paralela.

En cuanto a la propuesta de abrir los centros de Educación Especial conlleva un riesgo evidente para el alumnado, para el profesorado y para las familias implicadas. Este tipo de alumnado es particularmente activo a la hora de relacionarse, mantener contacto físico con el resto de las personas y con los objetos que le rodean. La posibilidad de mantener la disciplina en cuestión de higiene, según la recomendación de las autoridades sanitarias, resulta especialmente dificil en estos centros.

Por último, la vuelta a la docencia en los centros de Secundaria para realizar refuerzos de 4º ESO, 2º Bachillerato o últimos cursos de Formación Profesional también conlleva más riesgos que beneficios. Las evaluaciones y los refuerzos pueden realizarse por otro medios sin que esto implique el riesgo de convertir los centros educativos en focos de contagio y al propio alumnado en agentes de transmisión del virus.

La actividad lectiva a distancia debe continuar como hasta ahora, en el periodo de suspensión de la actividad lectiva presencial hasta la finalización del curso. Se requiere que las y los docentes se dediquen en exclusiva a esa función, no pudiendo diversificarse y realizar una enseñanza simultánea dual (presencial y a distancia). Cada docente debe seguir su actividad con los grupos que viene haciéndolo desde el comienzo del curso.

Reforzar la Educación Pública para el curso 20/21

El papel que esperamos del Ministerio de Educación corresponde con el de encabezar iniciativas que ayuden a las Comunidades Autónomas a finalizar de la mejor manera posible el presente curso. En este sentido, creemos que tiene una buena oportunidad el próximo día 14, con la celebración de la Conferencia Sectorial para centrar los esfuerzos en establecer las condiciones en las que se deben desarrollar las pruebas de acceso a la Universidad y programar el curso 2020/21.

El inicio del curso próximo presenta también incertidumbres sanitarias, como bien ha señalado la propia Ministra públicamente, lo que puede hacer necesario el descenso del número de alumnos/as por aula. Eso exige una planificación adecuada y la provisión de fondos adicionales para que las Consejerías de las distintas Comunidades Autónomas puedan llevarlo a cabo. Se hace, por lo tanto, imprescindible un aumento presupuestario que no haría, sino acercarnos a la media europea de inversión en materia educativa.

La Confederación de STEs, como organización con representación en la Mesa General de Negociación del Personal Docente no Universitario, ha solicitado la convocatoria de este espacio de negociación para poder llegar a consensos que den certezas al profesorado, doten de recursos a la Educación Pública, aseguren que ningún estudiante se queda atrás y garanticen la salud de todo la comunidad educativa.