LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN VUELVE A SER DESLEAL CON LOS CENTROS DE ADULTOS

El pasado jueves, 1 de diciembre, a través del Servicio de Inspección, la Consejería de Educación volvió a “desembarcar” en todos los Centros de Adultos como si de una redada se tratara, al igual que ya hiciera el curso pasado.

Sin previo aviso, como si pretendiera encontrar pruebas de un delito, mandó a los inspectores de cada zona a fiscalizar exclusivamente el número de alumnos y alumnas que asistía a cada aula a primerísima hora de la mañana. No les sirve el control real de las faltas que cada día, de forma responsable, el profesorado hace en la plataforma telemática “Plumier”. No se fían de los responsables administrativos que la propia Consejería nombra en los directores y equipos directivos. No alcanzan a debatir ni investigar otros asuntos que conciernen a los Centros de Adultos. No se planifica con sus más directos responsables el futuro de estas enseñanzas.

En definitiva, no se está siendo honesto con las trabajadoras y los trabajadores de estos centros de formación pública que asisten, indignados, a este espectáculo de acoso y, esperemos que no, intento de derribo.

Justo dos días antes, la propia Ana Millán, Directora General de Calidad Educativa y Atención a la Diversidad, afirmó a este sindicato que todas las decisiones relativas a la matriculación y demás temas relacionados con estas enseñanzas los trataría directamente con los equipos directivos de los CEPAs.

Desde STERM-Intersindical, solicitamos y exigimos que la Consejería de Educación se preste a trabajar de forma leal y productiva con las y los trabajadores del sector de la enseñanza permanente de Personas Adultas, con sus equipos directivos y con otros sectores implicados para poder dar respuesta a las exigencias educativas y formativas de nuestra región.