INFORME SOBRE LOS CENTROS DE ADULTOS EN LA REGIÓN DE MURCIA.

Los Centros Educativos para Personas Adultas tienen una existencia de más de treinta años en nuestra comunidad. Partiendo de iniciativas locales e inmersas en el tejido cultural de cada pueblo surgieron como complemento a la oferta educativa convencional y reglada para ocupar un lugar imprescindible en las necesidades alfabetizadoras de distinta índole que existían en todos los municipios.

Tras todo este tiempo, hoy en día, existen 17 centros que abarcan, con sus aulas desplazadas, la práctica totalidad de los 45 pueblos de la comunidad. Con una realidad completamente distinta, en lo que a necesidades educativas se refiere, estos espacios públicos deben tener unos objetivos diferenciales y productivos, a los que tienen otras ofertas existentes, en el ámbito educativo que los mantengan bajo la supervisión de la Administración educativa.

Muchísimos son los retos que tienen hoy en día los centros de adultos: Las mismas necesidades de alfabetizar a una población en muchos casos desfavorecida; la introducción en el mundo de la informática, cultura digital, tan precaria en especial en las personas mayores;   la inmersión en los idiomas extranjeros, imprescindibles tanto en el ámbito laboral como en la cultura básica integradora y no necesariamente ligada a los estudios formales; la exigencia de ayudar a integrar a los extranjeros que no conocen el castellano; la posibilidad de promoción académica personal a través de pruebas de acceso a niveles superiores que pueda hacer retornar al adulto a las aulas de las que salieron hace mucho tiempo; los estudios reglados conducentes a obtener títulos o acreditaciones básicas y, por qué no, superiores. Éstas, así como cualquier otra opción que se está desarrollando en la formación con fines profesionales como pueden ser las cualificaciones profesionales, que ayudan en la búsqueda de empleo, son opciones que se pueden y deben desarrollar en los Centro de Adultos.

Lamentablemente estamos presenciando movimientos muy extraños por parte de la administración que gestiona en la actualidad los CEPAS, la Consejería de Educación. De alguna manera, está dando muestras de que no está interesada en las potencialidades que poseen. En vez de buscar formas y fórmulas que los hagan más imprescindibles y protagonistas en las comunidades donde se ubican, pareciera que quieren ser limitados a una labor puramente de relleno académico, productiva en tanto que pueda aumentar el número de títulos que maquillen el fracaso escolar tan aberrante de esta Comunidad Autónoma. Pareciera que una presencia testimonial sería más que suficiente para nuestros gestores educativos.

La búsqueda de horizontes para la Educación de personas Adultas debe estar abierta en todo momento. La necesidad de potenciar estas enseñanzas desde lo público nos permitirá dar una respuesta integradora, diversificada y sumamente útil a las demandas académicas, alfabetizadoras y sociabilizadoras que no deben ser consideras nunca como asistenciales y segregadas en el sistema público docente de esta región.

Una apuesta por la mejora y el incremento de los Centros de Adultos de esta región significaría un cambio de rumbo muy deseable y esperanzador. Lo contrario vendría a confirmar la nula voluntad de apostar por valores educativos y de aprendizaje ajenos a lo puramente mercantil.

Tags:
,


Default

Default