HUELGA GENERAL EDUCATIVA DEL 9 DE MARZO

HUELGA GENERAL EDUCATIVA DEL 9 DE MARZO

Sobran los motivos, lucha por #laeducaciónquequeremos

 

La Plataforma Estatal por la Escuela Pública , de  la que la Confederación de  STEs formamos parte, ha convocado una  huelga general  del sector educativo para el día 9 de marzo. Esta huelga promovida por los diferentes sectores educativos: familias, estudiantes, representantes del profesorado y del personal no docente que trabajamos en la Escuela Pública, es convocada como respuesta a las continuas agresiones que  estamos sufriendo desde hace años y que se van profundizando tanto a nivel estatal como regional.

Se habla de derogación de la LOMCE y de Pacto Educativo en el ámbito político, pero queda excluida la comunidad educativa de toda negociación. Las reivindicaciones siguen intactas además de nuevas agresiones que no pueden quedar sin respuesta.

INTERSINDICAL como miembro de la Plataforma por la Escuela Pública- Marea Verde de Murcia, convocamos la huelga para el jueves 9 de marzo ya que, especialmente, en nuestra Región, sobran los motivos.

Hay que recordar la profundidad de los recortes realizados en estos últimos años y ver cómo no sólo no se han revertido sino que se han ido profundizando cada vez más. Estos recortes no han afectado únicamente al profesorado, porque cada medida tomada ha repercutido en el resto de la comunidad educativa: menor inversión en gasto educativo ha llevado al deterioro de nuestros centros educativos, materiales y recursos obsoletos, imposibilidad de pagar facturas, pésimas condiciones de las aulas, menos becas y ayudas para el alumnado que más lo necesita. Los recortes en personal se han cebado en el profesorado con la pérdida de miles de puestos de trabajo, precarizando el empleo, desplazando y suprimiendo a demasiados docentes, especialmente los que afectan al alumnado más desfavorecido socialmente, estas supresiones también han afectado a muchos profesionales que inciden directamente en la calidad del sistema educativo como los auxiliares técnicos educativos, fisioterapeutas, conserjes o administrativos, entre otros. El empeoramiento de las condiciones de trabajo con la penalización por enfermedad y el no cubrir las bajas, repercute en las trabajadoras y trabajadores con mayor sobrecarga de su trabajo, disminuye la oferta de empleo, deja al alumnado sin su derecho a recibir la educación que se merece.

La aplicación de la LOMCE, con el cambio de modelo que supone, ha ido entrando en los centros educativos, despreciando asignaturas fundamentales para el desarrollo integral de las personas y con las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo, ha burocratizado la tarea de enseñar, ha generado la pérdida del trabajo cooperativo entre el profesorado y ha sobrecargado sus tareas dejando a un lado lo más importante: tiempo para innovar e investigar, tiempo para dedicar a su alumnado.

Han sido tantos y tantos los ataques que, cuando pensamos que ya no pueden ir más lejos, nos presentan un proyecto de concertación de Bachilleratos y de la Formación Profesional aumentando el tiempo de concertación.

Es numerosa la legislación de esta comunidad en la que se ve claramente que son personas afines a su ideología las que necesitan para ejecutar sus planes: nuevas órdenes de nombramientos de directores, nuevas oposiciones de inspectores, nombramientos de dirección del único CPR que han dejado. No quieren oposición ni crítica, para ello no dudan en legislar a su conveniencia.

Están privatizando sin pudor, ya ni se esconden. Dejan morir la Escuela Pública para que tenga mayor vigor esa escuela que han creado hecha a su medida, la que excluye, en la que se reza.

Hay muchas, muchísimas cosas que en esta carta se quedan en el tintero, desde los ataques realizados a la Educación Infantil, hasta las enseñanzas universitarias, pasando por la educación de personas adultas, EOI, artísticas… pero entre todos y todas las podemos completar.

Por ello, no podemos permanecer al margen, no podemos quejarnos sin actuar. Es ahora o nunca. No es sólo una jornada de huelga, es una HUELGA GENERAL educativa, movilizaciones diversas, acciones pedagógicas, charlas, grupos de trabajo, asambleas y todo lo que entre todas y todos podamos proponer para hacerles ver que sin el profesorado, sin el personal no docente de los centros educativos, sin el alumnado y sin las familias, sus reformas tienen poco recorrido.

Hay que demostrar que la comunidad educativa junta es más fuerte de lo que ni siquiera pueden imaginar.

No nos callemos, luchemos, defendamos lo que es justo, lo que es nuestro. Una Educación Pública justa, democrática inclusiva y de calidad.

¡¡¡La educación que queremos hay que lucharla!!!

Nota de prensa Plataforma Escuela Pública