Escuelas de Calor. Colegios Sauna

POR LA MEJORA DE LAS CONDICIONES TÉRMICAS Y AMBIENTALES DE LOS CENTROS EDUCATIVOS. CONTRA EL CALOR EN LAS AULAS

LEGISLACIÓN VIGENTE

El Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, establece las disposiciones mínimas de seguridad y salud que deben cumplir los lugares de trabajo, entre ellas la temperatura.

Este R. D. establece que la temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares, como el caso de la docencia en los centros de enseñanza, estará comprendida entre 17 y 27º C. Si la temperatura es superior a 27 º C, existe un riesgo de estrés térmico.

En nuestra Región, sobre todo en los meses de junio y septiembre, se puede llegar a superar en el interior de algunas aulas los 35º C.

EFECTOS SOBRE LA SALUD

La exposición a elevadas temperaturas puede tener consecuencias graves para la salud. Deben tener especial cuidado las personas de elevada edad, los niños y niñas y las personas que realizan una actividad física importante.

Además de la incomodidad y los aspectos desagradables como la sudoración excesiva, la alta acumulación de calor en el organismo adopta diferentes manifestaciones:

  • Deshidratación: producida por un fallo en la rehidratación del cuerpo.
  • Agotamiento por calor: es el cuadro más frecuente e incluye síntomas como la fatiga, las náuseas o pérdida de capacidad.
  • Síncope por calor: la pérdida de conciencia o desmayo son signos de alarma de sobrecarga térmica.

Estos posibles efectos sobre la salud debidos a condiciones inadecuadas de temperatura son absolutamente incompatibles con la labor de enseñanza y aprendizaje en todos los niveles educativos, o al menos con una enseñanza de calidad.

QUÉ HACE LA CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN

La falta de inversiones en materia de infraestructuras educativas es patente. Desde el año 1997 en que se aprobó la primera normativa estatal que establece que el margen de temperaturas para desarrollar las actividades laborales está entre los 17º y 27° C poco se ha avanzado.

Es inadmisible que en estos más de 20 años la Consejería de Educación de la Región de Murcia no haya planificado la progresiva climatización de los centros educativos, no haya hecho las inversiones necesarias para su reforma y continúe parcheando la situación sin tomar medidas definitivas.

El tan anunciado Plan de Climatización no termina de tener una materialización en las aulas que mejore sus condiciones ambientales y la prometida auditoría energética en todos los centros educativos que se anunció hace más de un año no se ha llegado a realizar ni en una decena de centros públicos de los más de 600 con los que cuenta nuestra región.

QUÉ PROPONEMOS

Desde STERM Intersindical exigimos la urgente climatización de todos los centros públicos docentes que resuelvan el actual problema pero que además nos permita impulsar centros educativos comprometidos con la sostenibilidad, el respeto al medioambiente y la lucha contra el cambio climático. Es decir, no solo centros educativos con unas condiciones térmicas y ambientales adecuadas sino auténticas herramientas didácticas en sí mismas.

Por todo ello, consideramos imprescindible:

  • Una verdadera auditoría energética de todos los centros educativos.
  • La elaboración de un ambicioso Plan de Bioclimatización con el fin de convertir los centros educativos en lugares más habitables. Dicho plan incluirá entre otras medidas:
    • Incorporación de energías renovables, prestando especial atención a la energía solar, y sustitución progresiva de energías fósiles.
    • Implantación de sistemas de control del alumbrado y reducción del consumo.
    • Instalación de pérgolas vegetales, toldos, viseras, microaspersores, etc.
    • Previsión y presupuesto de un adecuado mantenimiento.
  • La creación de la figura de coordinador/a medioambiental en los centros educativos de la Región.

QUÉ SE PUEDE HACER

Cualquier temperatura que en las aulas se sitúe por encima de los 27º C está fuera de la norma y por lo tanto la situación puede ser denunciada ante el equipo directivo y ante el Servicio de Salud y Seguridad Laboral de la Consejería de Educación.

Si estás ante una situación así puedes dirigirte a cualquier representante de los/as trabajadores/as para que éstos puedan exigir a la Administración que garantice la salud y la seguridad en el trabajo.

Cada trabajador o trabajadora tiene derecho a interrumpir su actividad y abandonar el aula cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave para su salud o la de su alumnado y no se actúe de mala fe o cometiendo negligencia grave.

Lo que NO podemos hacer es soportar condiciones de trabajo perjudiciales para la salud de las y los docentes y para la de nuestro alumnado.

Comunicado para imprimir

Folleto Escuela de Calor para imprimir