Desastre del primer curso de Maria Isabel Sánchez-Mora al frente de Educación

Estimadas compañeras y compañeros,

Un año más queremos realizar un breve balance del curso que hemos dejado atrás. Un curso que se ha caracterizado, como en los últimos años, por la imposición de un paquete de recortes disfrazado de falsa democracia, con un aumento de trabajo para el profesorado, para el alumnado y para el sistema público de enseñanza en general.

Comenzó el curso, como en los últimos años, de manera caótica, con clases sin profesorado que preparase la recepción de su alumnado, con aulas hacinadas, centros en mal estado, aulas prefabricadas, familias enfadadas en la puerta de los centros sin dejar pasar a sus hijos e hijas por no estar en condiciones, centros sin presupuesto para afrontar sus gastos. Y sin embargo, en prensa se dijo que había sido un inicio de curso magnífico. ¿Para quién?

Un duro curso en el que temas como programación, evaluación, aNota, cartas, reválidas, PTIs…  han sidos ejes centrales que el profesorado y sus representantes sindicales hemos tenido que afrontar de la mejor manera que hemos podido.

Intentos de negociar con la administración la recuperación de derechos que hemos ido perdiendo y que, lamentablemente, no hemos llegado a reconquistar. Ha habido duras negociaciones a través de eternos grupos de trabajo, como el del personal interino, que aunque mejorase la situación anterior no ha llegado a restituir los derechos de muchas de las personas que se quedaron fuera en el camino. Otras veces, como con la Orden de Bilingüe, ni siquiera se ha negociado con las organizaciones sindicales, a pesar de la pérdida de reducción horaria dedicada a la preparación de los materiales para impartir la asignatura en una lengua extranjera, y de que muchas y muchos compañeros se verán desplazados de sus centros. También ha habido un intento de que la Administración paralizase la famosa orden de cupos hasta que no existiese la certeza de que su aplicación no iba a suponer un importante recorte de profesorado, como por desgracia está ocurriendo.

En este final de curso, que está siendo agotador, vemos con impotencia cómo sí se pueden hacer peor las cosas por parte de la Administración. Cierre de decenas de aulas de Educación Infantil a favor del centro concertado que colinda con el colegio público elegido; cierre de aulas en los CRA, porque prima la rentabilidad por encima de la calidad y el derecho a recibir la educación en el sitio donde se vive; eliminación de primeros cursos en muchos Ciclos Formativos de FP de la pública, aunque como el señor Mateo sabe, las personas se matriculan en septiembre y las preinscripciones en julio nunca ha sido significativas, eso sí, se oferta ese mismo ciclo en el centro privado de al lado. Algo parecido ocurre con la Educación de Adultos que está viendo su desmantelamiento de manera progresiva, aunque la Consejera de Educación prometa que no se harán recortes en este derecho a la formación permanente y a lo largo de la vida de todas las personas; modificación de la ley de presupuestos para hacer efectivas las palabras del señor Consejero de Hacienda, que ya dijo, después de que los grupos de la oposición moviesen 50 millones de los presupuestos, de un total de 4.000 millones, que no iba a pagar el verano al personal docente interino porque la oposición había actuado de manera frívola, irreflexiva e irresponsable; directores y directoras de centros asignados de manera autoritaria y antidemocrática…¿qué va a ocurrir en ellos? No lo queremos ni imaginar.

Por último, y lamentablemente, igual o más pesimistas si cabe, nos mostramos de cara al próximo inicio de curso, en el que tras conocer el calendario orientativo de adjudicaciones, vemos cómo todo queda relegado a septiembre. Empiezan el día 1 los colegios e institutos sin plantilla, con lo que supone para los centros y su alumnado, pero también con lo que supone para cientos de personas que se van de vacaciones en agosto sin saber dónde van a desarrollar su trabajo el curso que viene, muchas de ellas dónde van a vivir, a qué escuela o instituto van a ir sus hijas e hijos, cuántos kilómetros van a recorrer todos los días, si van a poder conciliar su vida personal con la laboral, etc. y que tienen que estar pendientes del ordenador en lugar de estar descansando y cogiendo fuerzas para el curso que viene.

Desde STERM-INTERSINDICAL, no os quepa duda, vamos a seguir luchando, vamos a oponernos, una veces solos y otras con el resto de organizaciones sindicales y Plataforma de la Escuela Pública, al desmantelamiento, ya descarado, que se está realizando de lo público y os pedimos que también vosotras y vosotros expreséis lo que pensáis, cómo os sentís y cuáles son vuestras reivindicaciones y, sobre todo, que se lo hagáis llegar a la consejería, para que no nos vuelvan a argumentar que no lo están haciendo tan mal, que no tienen quejas, que todo funciona perfectamente.

Tengo que ser yo, tienes que ser tú, desde cada centro, desde cada casa, desde cada pueblo… Que no nos pueda el cansancio, que no nos pueda la enormidad del ataque, no podemos permitirnos el lujo de dejar hacer a la Administración.

Porque la dignidad no la vamos a entregar, participa en la toma de decisiones, implícate en tu comunidad educativa, actívate sindicalmente, no dejes que otros decidan por ti!

Por Dignidad!

 

Secretariado STERM Intersindical.