DERIVA DE LA FORMACIÓN PERMANENTE DEL PROFESORADO

Juan Palomo o el Decreto que modifica el Decreto 42/2003, de 9 de mayo, por el que se regula la Planificación, Estructura y Organización de la Formación Permanente del Profesorado.

La deriva de la estructura y funcionamiento de la formación del profesorado en la Región de Murcia denota dos ejes fundamentales: centralismo y control político.

Desde que el PP accedió al poder en esta C.A. se ha pasado, en sucesivas etapas, de una estructura comarcal con nueve C.P.R.s a otra provincial con un solo C.P.R., y de un director o directora, elegido por un Consejo Asesor con representantes del profesorado de la comarca, a otro elegido por una comisión de la propia Administración.

El último paso (aprobado en el Consejo Regional de la Función Pública en diciembre de 2016)  se ha dado con un nuevo cambio en la forma de elegir al responsable del único C.P.R anulando el artículo 16, provisión de puestos, del  decreto 42/2003: «Los directores de los CPR y los asesores de formación se seleccionarán mediante concurso público y su nombramiento se realizará en comisión de servicios«.

Y, por si fuese poco, también se ha  anulado el artículo 5 de la orden 12 julio de 2013, que en su punto 2 dice: «Para ocupar la dirección del CPR Región de Murcia se deben cumplir los siguientes requisitos:

a) Ser funcionario de carrera de alguno de los cuerpos docentes no universitarios, en servicio activo.

b) Tener una experiencia docente directa de cinco años, como mínimo«.

Es decir, la formación del profesorado ha pasado a ser dirigida por quienes decidan los políticos sin concurso público, ni requisitos ni baremo que asegure experiencia en innovación educativa o trabajo previo en formación del profesorado.  Es el Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como.

Para justificar este «dedazo» se argumenta que es porque solamente hay un C.P.R. y mientras dure esta situación, como si esto no fuese el resultado de su propia planificación, la cual no tiene visos de provisionalidad.

Mientras tanto, en otros ámbitos, se habla de participación ciudadana.

¡A otro perro con ese hueso!

En lo referente a formación, en la actualidad, el profesorado participa cumplimentado cuestionarios, y sus representantes participan un par de veces al año en el Consejo de Formación, pero a la hora de la verdad es el «Jefe» el que manda.

Muy mal camino llevamos para que el profesorado se implique en los cambios necesarios de este Sistema Educativo, pero ¿para qué? si al «Jefe» le va bien.

Ésta NO es la Educación que queremos. Por una gestión democrática y participativa.

¡¡ Sobran los motivos !!    ¡¡ Huelga general educativa 9 de marzo !!