LA CONSEJERÍA ENVÍA A SU INSPECCIÓN A HACER DE POLICÍA

La Consejería continúa en su empeño de recortar a toda costa en Educación Pública, esta vez, haciendo una visita simultánea a los CEPAs por parte de la inspección para comprobar la asistencia del alumnado el día que se estaban examinando de la PAU.

Ayer todos los Centros de Adultos de la Región de Murcia recibieron la visita de la Inspección educativa, un desembarco en toda regla con un único objetivo: “contar cabezas”.

Varios equipos directivos de estos Centros se han puesto en contacto con nuestro sindicato para denunciar el inusual despliegue de visitas de inspectores a sus Centros con el único objetivo de contar el número de alumnas y alumnos que había en ese momento. Ha sido un despliegue como nunca habían visto, incluso con el envío de varios inspectores por Centro, a modo de patrulla.

Esta táctica también la usan en otras enseñanzas, usando como dato válido la asistencia media del alumnado en un momento concreto en lugar del número de matrículas para recortar horas al profesorado que a final de curso cambia sus horas lectivas por horas de apoyo mientras sus alumnos salen a hacer la FCT o, como en el caso de los CEPAs y el Bachillerato, que acaban antes el periodo lectivo para estudiar la PAU.

¿No tienen los datos de matrícula?, ¿No tienen los partes de faltas?, ¿Qué están buscando?…

Al globo sonda que mandaron desde la Consejería hace unas semanas sobre el posible cierre de los Centros de Adultos se le dió una respuesta contundente desde la Comunidad Educativa: “NO AL CIERRE DE LOS CENTROS DE ADULTOS”. Esta respuesta unitaria llevó a la propia Administración a desmentir la información de que se estuviese pensando en su desmantelamiento.

Si el único objetivo de la visita es comprobar el número de alumnas y alumnos que hay en los centros educativos, ¿No les basta con una llamada telefónica o un vistazo al plumier?

Si no se fían de las personas que ellos mismos han elegido para dirigir sus centros y tienen que mandar a la inspección, por lo menos podían haber elegido otro día, no justo el día en que parte del alumnado estaba examinándose de la PAU.

Los Equipos Directivos y el profesorado muestra su malestar por la falta de confianza que demuestra la Administración hacia ellos y porque, alguna vez, les gustaría recibir visitas para comprobar in situ las deficiencias de los centros o la falta de recursos y no sólo con la intención de seguir metiendo la tijera y de contar para cortar cabezas”.

Empezaron atacando a los CRAs y la Atención a la Diversidad, siguieron con la FP, ahora los CEPAs, ¿Qué será lo próximo?