CARTA ABIERTA DE CARLOS OLMO A LA COMUNIDAD EDUCATIVA.

 

Queridas compañeras y queridos compañeros:

 

 

 

Hoy termina la campaña electoral. Dentro de dos días las urnas se alimentarán, si así lo creéis oportuno, del eco de vuestras palabras.

 

A mí me gustaría que ese eco resonara a defensa de la Educación Pública y de los Derechos Laborales, así, con mayúsculas, en voz alta.

 

Pero me gustaría sobre todo que resonara más allá del día cuatro, en los corrillos de los pasillos de nuestros centros, en las ruedas en las que nos desplazamos a ellos y en las que tanto compartimos, en las cantinas, en los departamentos, en esa sala de profesoras y profesores en la que ya ni nos vemos porque apenas tenemos tiempo, en los claustros, en las asambleas, en las reuniones con madres y padres, en las calles,…

 

Y me gustaría también que ese eco portara el sonido, e incluso el gusto, el olor, el color y el tacto; del pasado reciente. De la indignación que arrastramos desde hace años, de aquellas manifestaciones, de aquellos “basta ya” y “sí, se puede”, de nuestro luto por la educación pública y de nuestra rabia, de la frustración y del entusiasmo,…

 

Es en el seno de ese deseo donde puedo poner, encima de la mesa, sin prepotencia alguna, pero con el orgullo humilde que da la confianza, el currículum de STERM INTERSINDICAL durante todo este periplo; y el compromiso de STERM INTERSINDICAL de aquí en adelante.

 

 

Un currículum y un compromiso claros y decididos en defensa de una enseñanza pública de calidad, integradora, coeducadora, democrática,…;  en defensa de sus trabajadoras y sus trabajadores; y en defensa de nuevas alternativas, nuevas ideas, nuevos proyectos,…

 

Hacemos lo que decimos. Y somos por que tú eres. Hemos trabajado duro durante estos años bajo la consigna de resisitir ahora para avanzar mañana. Ese mañana ya ha llegado y tu voz, tu gesto, tu opinión, son fundamentales para construir desde abajo un cambio de rumbo necesario y posible.

 

Y con esa idea queremos y podemos ir más allá del día cuatro.

 

Por que ese puede ser un día distinto, sí. E incluso, a su manera, un día importante. Pero que pueda marcar un antes y un después en algún aspecto, no depende tanto del día en sí, si no de lo que hagamos el cinco, el seis, el diez,…

 

En el fondo es una cuestión de dignidad. Y aunque llevan tiempo intentándolo nadie puede arrebatarnos nuestra dignidad. La dignidad sólo la pierde quien la entrega. Y nosotras y nosotros hemos decidido no entregarla.

 

¿Y tú?

 

 

 

Un afectuoso saludo,

 

nos vemos en el día a día,

 

Carlos Olmo, miembro de STERM INTERSINDICAL