CAMBIO CLIMÁTICO. ACCIÓN GLOBAL

Desde hace décadas disponemos de evidencias científicas sobre el Cambio Climático y ya estamos siendo testigos directos de cómo se cumplen las predicciones realizadas. En 2018 los investigadores más especializados publicaron un informe en el que dabanun plazo de tan solo 11 años para tomar medidas contundentes y, así, evitar los peores efectos de este problema global, pero 2 años después apenas existen avances para abordar este desafío.

Entre estos efectos, además del derretimiento de los polos, se incluyen otros que nos resultan muy cercanos, como el aumento de las temperaturas sin precedentes, la mayor frecuencia y devastación de las lluvias torrenciales y sus consiguientes inundaciones, los incendios cada vez más virulentos, las sequías, el incremento de las migraciones, la aparición de nuevas enfermedades o el desplazamiento de enfermedades hasta ahora sólo conocidas en zonas más cálidas

Con sólo mirar atrás este último año, podemos comprobar que el Cambio Climático ya no nos es ajeno ni podemos aplazarlo a las generaciones venideras. Es una realidad que ha empezado a condicionar nuestro día a día, nuestra salud y nuestra economía. El Cambio Climático se traduce en una mayor vulnerabilidad para nosotros/as y esto nos hace preguntarnos qué les espera a nuestros hijos e hijas, qué mundo heredarán.

Hay territorios que ya han declarado la Emergencia Climática, tal y como hicieron en la Unión Europea y recientemente en la Región de Murcia. Pero esta declaración, si no viene acompañada de la acción climática correspondiente, no frena el problema y el tiempo sigue avanzando en nuestra contra.

Hoy queremos exigir la acción climática inmediata. Los efectos del Cambio Climático seguirán incrementándose y es nuestra responsabilidad reclamar (y la de nuestros políticos ejecutar) las medidas necesarias para adaptar nuestras ciudades a esta realidad y así minimizar los efectos de este fenómeno. 

Hablamos de incrementar los esfuerzos para lograr edificios públicos que se abastezcan de energía limpias, de planes reales de movilidad sostenible en ciudades, de prevención y gestión adecuada de los residuos, de ciudades resilientes con grandes zonas verdes, de soluciones basadas en la naturaleza y de impulsar más la educación para la sostenibilidad.

Necesitamos y exigimos el compromiso de los responsables políticos de la Administración Regional y de nuestros 45 Ayuntamientos. Además, hacemos extensivo este llamamiento a los medios de comunicación, quienes creemos tienen un papel clave para informar de esta realidad a la sociedad y promover su movilización.

Nuestro objetivo no es ser catastrofistas, pretendemos ser realistas en base a la mejor información científica y, de este modo, promover compromisos que se traduzcan en acciones concretas, implicando a la administración y al conjunto de la ciudadanía. 

Porque nuestro futuro y el de los más pequeños depende de nuestra capacidad para tomar decisiones y actuar. 

Y el momento es AHORA.